Producción vs “bicicleta financiera”

En un contexto de fuerte caída de la actividad industrial que pone en peligro miles de puestos de trabajo, el Presidente Macri veta la ley de emergencia ocupacional dejando a los trabajadores, ya sometidos a los tarifazos y a una fuerte inflación, librados a su buena suerte. Al mismo tiempo el presidente del Banco Central defiende ante la comisión del Senado la política del Central de altas tasas de interés y muestra su preocupación por el tipo de cambio. La actividad industrial cayó 6,1% en abril en relación con el mismo mes del año pasado, mientras que se contrajo 2,1% en el primer cuatrimestre, según la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), información que recoge el suplemento económico de Clarín del 19 de mayo pasado. Según este informe, varios sectores de actividad explican este desempeño comenzando por la caída de la producción siderúrgica, metalmecánica y automotriz. Al mismo tiempo la consultora precisó que la producción de Papel y Celulosa se muestra estancada (-0,1 por ciento) respecto a igual cuatrimestre del año anterior, mientras que la de cigarrillos acumula en el periodo enero/abril una caída del 1,9 por ciento en la comparación interanual. Siempre en la comparación interanual, las restantes actividades industriales presentaron en el primer cuatrimestre, caídas de la producción muy significativas. El rubro que más cayó fue el automotriz (-13,8 por ciento), y en menor medida el Petróleo Procesado (-3,8 por ciento), metalmecánica (-8 por ciento), minerales no metálicos (-8,6 por ciento) y la producción siderúrgica (-11,8 por ciento). En este contexto se explica que empresas como la papelera Arauco (ex Alto Paraná), en su último balance trimestral presentado a principios de mayo da cuenta del beneficio que obtuvo por las colocaciones en plazos fijos y en inversiones de bajo riesgo. Las colocaciones le reportaron a Arauco beneficios por $28 millones en el trimestre, lo que representa casi la mitad de sus ganancias por su producción de celulosa en el mismo período. En efecto “la fabricante de pasta celulosa más grande del país y la industria más importante de Misiones, registró ganancias en el primer trimestre del año de $61,66 millones lo cual duplica los $28,70 millones que obtuvo como beneficios en el primer trimestre de 2015”, según registra el periódico Misiones Online del 12 de mayo pasado. “Los 28 millones de pesos que ganó Alto Paraná en las colocaciones financieras en enero, febrero y marzo, contrastan con los 6 millones que ganó por este concepto en el mismo período del año anterior. Es la mitad, casi, de lo que ganó por su negocio tradicional, con un agravante. Las ganancias de Alto Paraná de 62 millones son poco significativas comparada con el tamaño de los activos que la empresa tiene el país”, aclara el diario misionero. Esto es un ejemplo del peligroso escenario económico-financiero generado por el Gobierno que dice tener como objetivo alcanzar la “pobreza cero”. Es imposible negar el efecto negativo que tienen las altas tasas sobre la producción y el empleo. ¿Cómo esperar que alguien invierta en producción, si la actividad especulativa está generando muchas más ganancias?