CTA respaldó el reclamo de los trabajadores de OSPIN

La Obra Social del Personal de la Industria del Neumático tampoco se salvó de los despidos en esta era del cambio. La comisión directiva actual despidió a trabajadores que se desempeñaban como administrativos, personal de seguridad, hotelería, camping, limpieza y maestranza. Aunque también hubo despidos de profesionales médicos, personal de farmacia y un contador.

Los trabajadores despedidos son el Administrador de predios recreativos, hoteles y seguridad de los campings; el personal que atendía a los afiliados en la Farmacia de San Fernando, y el personal y administrativos de la sede central en Jujuy 995, C.A.B.A.

CTA Comunica dialogó con uno de los despedidos que peleó por su reincorporación, con el respaldo de la FeTIA/CTA, de la mano del secretario general adjunto de CTA, Pedro Wasiejko, -también secretario general de FeTIA y ex secretario general de SUTNA-, y si bien la logró, sigue en proceso jurídico. Se trata de Gustavo García Zalazar, quien trabajaba en el área de recepción y atención al afiliado de OSPIN y nos detalló lo acontecido: “Después de mayo (de 2016), que es cuando asumen las nuevas autoridades ganadoras en las elecciones del Neumático, más o menos al mes, empiezan a hacer una limpieza arrancando por todos los que teníamos afinidad política y estábamos comprometidos con el proyecto de Pedro Wasiejko”.

El primer despido fue el de Gustavo, el 30 de mayo cuando al llegar intentó ingresar a la sede de la obra social del neumático y no se lo permitieron; dos personas corpulentas con un listado en la mano se lo impidieron. Además, ese día hubo dos suspensiones, con el pretexto del inicio de sumarios administrativos, a las compañeras que se desempañaban como secretarias de Wasiejko, María del Carmen Soto y Viviana Romero, de SUR (Sistema Único de Reintegros), sector que se encarga de los reintegros de la Superintendencia de Servicios de Salud. Las suspensiones se convirtieron en despidos y con el correr de los días hubo más. “Sólo dos pedimos la reinstalación. Otros, apremiados por las circunstancias económicas llegaron a una acuerdo meses después, ya que esta nueva patronal despidió y ni siquiera paga las indemnizaciones que correspondían por el despido. Y por el momento soy el único que ingresó nuevamente. Después de siete meses de pelea jurídica, logramos en una primera instancia la reinstalación”, describió García Zalazar en relación a su situación y agregó: “Igualmente todavía esto sigue en juicio. Quedó sentada la base de mi reinstalación”. Sin embargo, la comisión actual estableció que lo dejan reingresar pero que “van a apelar por mi retiro porque según ellos no tengo que estar trabajando acá”.

Si bien a García Zalazar lo reincorporaron, no está en su lugar habitual de trabajo que es la recepción, por ello sus letrados continúan trabajando en la feria judicial para que el cumplimiento de la medida cautelar sea absoluto.

-¿Creés que esto se trata de una persecución ideológica?

- Esto es una persecución no solamente ideológica sino política y gremial. Cuando ganó la comisión trotskista de Fate, lo que hice fue afiliar a todos mis compañeros que no estaban afiliados dentro de la obra social al sindicato que nos corresponde (Utedyc). Fueron alrededor de 15 afiliaciones, cosa que a ellos no les cayó para nada bien. Yo estaba en ese momento como delegado de hecho porque no podía ser delegado por una cuestión del tiempo de mi afiliación. Y todo el tiempo hacían referencia a que nosotros éramos como ’ñoquis’, no trabajábamos, cobrábamos una fortuna, eso es lo que ellos contaban a sus afiliados. Hubo toda una persecución a través de las redes sociales diciendo que nosotros éramos los López de Pedro Wasiejko, haciendo referencia al caso López con el tema de las valijas, diciendo que las personas que fueron despedidas era gente que no tenía labores dentro del sindicato, que cobrábamos sin hacer nada. Ellos hablan de la igualdad entre los trabajadores y demás y lo primero que hacen apenas entran como nueva comisión es despedir a mansalva, sin mediar palabra con nosotros. Nunca hubo un acercamiento, nunca nos preguntaron cuáles eran nuestras tareas. No hubo diálogo. El diálogo que se tuvo en función de lo que era el área laboral, en un principio fue el del despido y después mediante los abogados. Con nosotros nunca tuvieron ningún tipo de diálogo.

-¿La comisión directiva les hizo saber por qué se los despedía?

- No, a nosotros no se nos informó de porqué estábamos siendo despedidos. En la carta documento que llegó días después, en mi caso particular hablaba de una reestructuración en el sector y no hacía referencia a nada más. En el caso de los otros compañeros también hubo temas de reacondicionamiento por un lado y por el otro intentaron hacer una persecución a la compañera que estaba dentro del área de SUR (Viviana Romero), diciendo que los papeles no estaban en orden, cosa que no era cierta porque ella llevaba los papeles al día de todo lo que era SUR, pero realizaron una persecución con respecto a esta compañera que en su momento también, hace algunos años atrás, fue secretaria de Wasiejko. Y los demás despidos son a los más allegados a la línea política de Wasiejko.

-¿La persecución en las redes sociales y las acusaciones eran por parte de la comisión actual?

- Exacto, pero no directamente de ellos sino que lo hacían por medio de sus afiliados; mandaban a los afiliados a hacer este ataque por las redes sociales, gente del Partido Obrero también, en las páginas del Partido Obrero; nosotros tenemos capturas de pantalla de la página del Partido Obrero hablando de ’los López de Pedro’ y de ahí hay una seguidilla de comentarios sin ningún tipo de prueba, sin ningún tipo de comprobación ante lo que estaban hablando, a lo que nosotros la mayoría de las veces respondíamos enviando información de nuestros recibos de sueldo.

-¿Cómo llevaron a cabo las suspensiones y los despidos?

- Las suspensiones terminaron siendo despidos. Fueron 30 días de suspensión y después el despido. Y sólo dos compañeros pidieron la reincorporación y hasta el momento soy el único que logró ingresar. Los demás fueron indemnizados después de mucho tiempo de pelea ya que estaban sin cobrar. Estuvimos mediando con Utedyc que es el sindicato que nos aglutina, fueron varios meses de discusión y de pelearles el tema de que había que pagarles a los compañeros que habían despedido.

-¿Qué antigüedad tenían los trabajadores despedidos?

- Eran compañeros que tenían como mucho dos años de trabajo. Los más antiguos éramos nosotros, María del Carmen que era la secretaria de Secretaría General, Viviana Romero de SUR, y yo que teníamos entre 10 y 15 años dentro de la obra social. El resto eran compañeros que habían entrado hace muy poquito, creo que el que más tenía era dos años de antigüedad por lo tanto las liquidaciones de indemnización no eran la gran cuestión. No era una cuestión de dinero sino de apriete y de dilación en el tiempo para que truene el escarmiento a esos compañeros que estaban alineados con Wasiejko.

-¿Qué acompañamiento tuvieron por parte de los compañeros de CTA?

- Nosotros tuvimos absoluta colaboración tanto de los compañeros delegados de fábrica, delegados de sector; Pedro Wasiejko hizo todo el acompañamiento de nuestro proceso desde el momento del despido hasta por lo menos mi reincorporación y después estuvo al tanto de todo del proceso de los demás compañeros hasta el momento en que fueron recibiendo los pagos. Los compañeros de CTA, de FeTIA y del PPT (Propuesta Política de los Trabajadores) también apoyaron mucho todo este proceso más allá de que mucho no se podía hacer porque quedaba una instancia jurídica pero nosotros recibimos apoyo desde un primer momento en que se hicieron donaciones por el tema de que estuvimos despedidos sin recibir nuestro sueldo y sin recibir lo que nos correspondía como indemnización. Los compañeros de FeTIA y delegados de fábrica armaron urnas como para ir juntando algo de plata y poder paliar un poco esta situación.