Pedro Wasiejko en la Coopi: “Todo nos lleva a tener que estar cada vez más unidos y organizados”

El secretario General Adjunto de la CTA de los Trabajadores y secretario General de la FETIA (Federación de Trabajadores de la Energía, la Industria, los Servicios y Afines de Argentina), Pedro Wasiejko estuvo el viernes pasado en Villa Carlos Paz reunido con los trabajadores de la Cooperativa Integral con la intensión de plantear propuestas de construcción que abonen al fortalecimiento del movimiento obrero.
 
“Este contexto político y económico que estamos viviendo en el país nos lleva a tener que estar cada vez más unidos y organizados  para poder enfrentar estas situaciones que perjudican a los trabajadores”, expresó a VillaNos Radio.
 
El encuentro sirvió también para que el dirigente manifestara una vez más su apoyo a la lucha que están llevando los trabajadores de la Coopi en defensa de sus puestos de trabajo, ante el intento del gobierno de Avilés de municipalizar el servicio de agua.
 
“La idea siempre es traer la solidaridad y el acompañamiento a toda la pelea que están llevado adelante los trabajadores dela Coopi”, expresó.
 
Sostuvo que el desafío principal del movimiento obrero sigue siendo trabajar en la unidad para poder frenar el ajuste que está llevando adelante el gobierno de Mauricio Macri. Y que la unidad no implica solo a los gremios, sino también a organizaciones sociales, culturales, políticas.
 
En esa línea remarcó que desde la CTA de los trabajadores se está organizando la segunda marcha federal que arrancará el 20 de mayo y terminará el 20 de junio. La intención es concretar en ese tiempo movilizaciones en distintos puntos del país hasta confluir con una marcha en Plaza de Mayo, en el marco del Día de la Bandera.
 
Las consignas que tendrá esta movida son “por el trabajo, por la producción nacional, por la cultura y la educación”.
 
“No se trata de conseguir solo la unidad en la acción, sino también generar las condiciones necesarias para que haya un determinado piso de políticas en la cual, no importa el gobierno que esté, no pueda ser cambiado”.
 
Wasiejko tomó como ejemplo la lucha de los organismos de derechos humanos que consiguieron visibilizar un extenso rechazo a la aplicación del 2×1 a genocidas. “El presidente, que no venía diciendo nada del tema, tuvo que salir a decir que estaba en contra de la resolución de la Corte”, dijo.
 
Y subrayó: “La sociedad ha demostrado que no queremos ver a los genocidas caminando junto a nosotros. Lo mismo tenemos que lograr con determinadas cuestiones que tienen que ver con la política económica, como el empleo, que son objetivos estratégicos para un país como Argentina”.
 
Recalcó que “los que llegan al gobierno tienen que entender que deben respetar la voluntad popular” y que las masivas movilizaciones en las calles son expresiones de eso.
 
“Están implementando políticas que no tienen nada que ver con lo que dijeron ni con lo que los ciudadanos votaron. De un día para el otro, empezaron a cerrar plantas en el país y perderse puestos de trabajo”, detalló.
 
Por otro lado reconoció, además, que al interior del movimiento obrero se está avanzado en reconocer como parte del sector a los trabajadores que integran cooperativas o empresas autogestionadas. En muchos casos de trata de experiencias de organización colectiva nacidas en contextos de crisis.
 
Wasiejko dijo que es necesario considerarlos como “una herramienta del crecimiento económico”. Es decir, que sean reconocidas como una realidad de todos los días y que crezca sistemáticamente.
 
“Los trabajadores de cooperativas y de empresas autogestionadas son parte de la clase trabajadoras y, de alguna manera, nosotros tenemos que hacer un esfuerzo para que estos trabajadores sean integrados y puedan expresarse. La economía autogestionada tiene que ser considera un instrumento más del desarrollo económico de nuestro pueblo”.
 
Sostuvo que desde el gobierno de Cambiemos existe un ataque permanente a los gremios, a través de discursos que buscan descalificar y deslegitimar las conducciones sindicales y las medidas de protestas realizadas. Y que en esta acción los medios de comunicación hegemónicos son herramientas de esa campaña de desprestigio.
 
“La influencia que tienen los sectores de poder y los medios de comunicación va más allá, porque incluso tienen la capacidad de meterse en la vida interna de las organizaciones y hasta violentar los mecanismos internos de toma de decisiones. Eso es muy evidente y preocupante”, dijo.
 
Y remarcó: “Estas grandes movilizaciones rompen ese esquema. Porque le dicen al poder en la cara que no pueden manejar todo. Que no tiene la capacidad y el poder para hacer lo que se les dé la gana”.