“Aquí hay un clima de luto y depresión”

AquiHayClimaLuto

Así se refiere nuestro secretario internacional, Eduardo Menajovsky, a cómo viven hoy los trabajadores brasileños la aprobación de la reforma laboral por parte del Senado a última hora de ayer.

Menajovsky participa hoy con los representantes del SOEPU encabezadospor Mauricio Brizuela, en el congreso de Químicos y Petroquímicos de la CUT. Luego de conocerse esta tarde la condena en primerainstancia al ex presidente Lula Da Silva, a 9 años de prisión se suspendieron las actividades del Congreso y marchan hacia la Av. Paulistadonde se manifestarán los trabajadores y el pueblo en general en rechazo de esta medida y en defensa de la democracia.Temer lo hizoNo es para menos. La aprobación de la reforma laboral fue cuestionada y resistida por los sindicatos, la Iglesia y la OIT, pero apadrinadopor los partidos de Temer y Cardoso. Fue redactado con la venia de la Confederación Nacional de la Industria, la Confederación Nacionalde Agricultura y la Federación Brasileña de Bancos.Hubo 50 votos a favor y 26 en contra, con una abstención. La votación se efectuó a eso de las 20 hs, después de más de seis horas desesión caótica, con cortes de luz y donde tres senadoras de la oposición: Gleisi Hoffmann y Fátima Bezerra (PT) y Vanesa Grazziotin (PC)ocuparon las principales bancas desafiando al jefe de la Casa, Eunicio Oliveira, correligionario de Temer, del Partido MovimientoDemocrático Brasileño (PMDB). El texto fue aprobado sin modificaciones.El 70 por ciento de la opinión pública es contraria a la flexibilización laboral, según el promedio de diversas encuestas, en las que sube al80 por ciento el rechazo a la reforma previsional."Lo que sucedió aquí una vergüenza para la nación", dijo Gleisi Hoffmann, flamante presidenta nacional del PT, poco después de que sereanudara la sesión. "La clase dominante de este país no tiene un proyecto para Brasil. Cuando hay crisis en la economía, ustedescompiten por fondos del presupuesto. Los señores deberían avergonzarse de lo que están haciendo. La cabeza de los señores esesclavista", agregó, dirigiéndose a los oficialistas.“Tenemos 14 millones de desocupados y quieren precarizar las relaciones laborales para someter a los empleados, en particular a lasmujeres, este proyecto obliga a que las embarazadas trabajen en lugares insalubres, la quita los derechos conquistados por lasempleadas domésticas en 2014”, protestó Hoffmann.Su colega, la también petista Fátima Bezerra dijo a PáginaI12, a través de su vocero, que “no nos quedó otro remedio que hacer estaocupación como forma de protesta en defensa de 100 millones de trabajadores que serán perjudicados, fue algo profundamentedemocrático contra una ley que nos hará retroceder a la esclavitud”.Durante el día, la oposición reiteró la posición "insostenible" del Presidente de la República, denunciado por los fiscales federales. "MichelTemer está a un paso de la guillotina y el Senado insiste en mantener el voto sobre la reforma laboral", escribió Paulo Paim (PT-RS) en lared social. Precisamente, Temer presionó tanto para que la reforma salga especulando que con ese logro no lo sacarán, pero nadieasegura hoy eso, total Temer ya lo hizo.Fuente: CUT Noticias.