La Confederación Sindical Internacional, CSI, llama a manifestarse contra Macri en las embajadas argentinas.

 

En un caso sin antecedentes la CSI, Confederación Sindical Internacional (el nucleamiento más grande de organizaciones sindicales de la historia) publicó un documento denominado en ingles Macri Must Go! como traducción del ¡Fuera Macri!.

El mismo contiene un posicionamiento inédito internacionalmente, dado el desastre de la administración Macri para el país pero especialmente para les trabajadores de la Argentina. También hay que valorar este documento, dada la importancia del sindicalismo argentino.

Expresamos nuestro agradecimiento por la contundencia y la militancia solidaria de la presidenta de la CSI Sharan Burrow.

Transcribimos a continuación el documento de la CSI firmado por la presidenta de la Confederación Sindical Internacional, Sharan Burrow.

Fuera Macri

Estimados compañeros:

Desde que Macri llegó al poder en Argentina se han multiplicado los ataques a los trabajadores organizados del país, con amenazas, detención, persecución y estigmatización de los sindicalistas.

El pueblo argentino como un todo ha sido duramente golpeado por las políticas ultraortodoxas de este gobierno. La “terapia de choque” aplicada por su equipo económico, con el respaldo del FMI, resultó en un aumento de la desigualdad en 20% y de la pobreza que ahora alcanza a 14.3 millones de argentinos.

Casi el 60% de los trabajadores con un empleo formal no ganan lo suficiente para mantener a sus familias con dignidad. Ya el salario mínimo se congeló en 12.500 pesos (292 USD) ni siquiera cubriendo la línea de indigencia.

Es por eso que en las elecciones del 27 de octubre el sindicalismo argentino se une detrás de la consigna #FueraMacri #MacriMustGo.

La CSI solicita su solidaridad organizando manifestaciones frente a las embajadas y misiones argentinas durante los días globales de acción: el 12 de septiembre y 16 de octubre.

Para obtener información sobre su correspondiente embajada de Argentina, pueden consultar: www.cancilleria.gob.ar/en/representaciones

Diversos materiales que podrán utilizar en las manifestaciones están disponibles aquí: www.ituc-csi.org/macrimustgo

Cada apoyo será muy importante para lograr rescatar la dignidad de los trabajadores argentinos.

Fraternalmente.

Sharan Burrow

Leer la carta completa aquí

(Fuente: CTABsAs)

En un evento sin precedentes, sindicatos de todo el mundo salieron a las calles de Ginebra el día de ayer (17 de junio) para reclamar “Una OIT para el Siglo XXI – Hace falta un Nuevo Contrato Social”. Miles de representantes sindicales, que alzaron la voz por los millones de trabajadores a los que representan, mostraron su compromiso de frenar los abusos en el ámbito laboral y de instaurar un nuevo contrato social. La decisión de organizar dicha manifestación la tomó el Congreso Mundial de la CSI, celebrado en diciembre de 2018 en Copenhague.

Nos encontramos inmersos en plenas negociaciones que pueden lograr avances históricos. Sobre la mesa tenemos una Declaración de la OIT que establece un nivel mínimo de derechos para todos los trabajadores, así como normas vinculantes que atajan con eficacia la violencia y el acoso en el trabajo. Confío en que podamos conseguir que se aprueben, junto a los gobiernos y empleadores”, declaró Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La OIT celebró su centenario con un informe sobre el futuro del trabajo titulado “Trabajar para un futuro más prometedor” que presenta ambiciosas propuestas para abordar los retos del futuro. El informe propugna un contrato social reforzado basado en una garantía laboral universal.

Dicha garantía laboral universal otorgaría a todos los trabajadores – independientemente de sus condiciones de empleo – los derechos fundamentales incluidos en los principios de la OIT (la abolición del trabajo infantil y el trabajo forzoso, la eliminación de la discriminación en el trabajo y la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva), así como el derecho a un salario digno, a la sanidad y la seguridad en el trabajo y al control propio sobre la jornada laboral.

Tenemos que aprovechar el potencial de la digitalización y la automatización, así como de la transición a los modos de producción sostenibles desde el punto de vista medioambiental, mientras afrontamos los riesgos y retos de la digitalización y de los nuevos modelos de negocios que utilizan las empresas para eludir la responsabilidad hacia sus trabajadores. Asimismo, tenemos que adoptar medidas que aborden de manera significativa la violencia de género, que constituye una de las causas fundamentales de las persistentes desigualdades entre hombres y mujeres. Además, tenemos que abordar los niveles cada vez mayores de desigualdad de riqueza e ingresos, garantizando los derechos fundamentales de los trabajadores como la libertad de asociación y la negociación colectiva, así como asegurarnos de que los derechos de los trabajadores a un entorno laboral seguro y saludable sean absolutos. Todo esto se puede lograr y estamos avanzando juntos, desde las acciones en las calles hasta las negociaciones de las normas vinculantes”, concluyó Burrow.

Fuente: CSI

La Comisión Normativa de la OIT aprobó el Convenio sobre el Acoso y la Violencia. El viernes será refrendado en Ginebra por la Asamblea en pleno.

En la Conferencia de su centenario, la Organización Internacional del Trabajo ofreció evidencias sobre su vigencia como organismo regulador de las fuerzas del trabajo (y, por lo tanto, de la economía): la Comisión Normativa aprobó en Ginebra el primer estándar normativo internacional para frenar el acoso y la violencia en el mundo del trabajo y el viernes será votado en pleno de la Asamblea. Una cuestión antigua pero que se expresa en este tiempo empujada por nuevos enfoques promovidos por una realidad social en continua transformación. La Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas, a través de varios de sus miembros –entre ellos su presidente, Matías Cremonte-, participa de este y otros debates clave de la 108 Conferencia, en Suiza.

El Convenio sobre Acoso y Violencia en el Mundo del Trabajo, se prefiguraba (si algo no hay en la arena del derecho internacional son las sorpresas) que iba a ocupar el centro de las discusiones en la Conferencia del centenario, sobre la base de los adelantos trabajados en Ginebra el año pasado. Guy Ryder, al inaugurar las sesiones, había anunciado que “esta conferencia puede poner fin a la violencia y al acoso, e intentar hacer algo contra los abusos que se producen constantemente en el trabajo y esto lo tenemos que hacer”. Ninguna norma, por si sola, erradica un problema social pero a nadie escapa que es un indispensable punto de partida la elaboración de un convenio que tiene efecto jurídico sobre millones de trabajadoras y trabajadores.

El Convenio tuvo en Ginebra su segundo año de doble discusión, en el marco del diálogo social, con sesiones entre grupos de trabajadores, grupos de empleadores, y asamblea tripartita con los Estados Miembros. Y el viernes fue sometido y refrendado en la votación para ser adoptado finalmente como convenio internacional. La aprobación fue jalonada por los avances logrados en 2018.

Si la aprobación este año es posible, lo es porque precede una vigorosa deliberación. Dos de nuestras asociadas han sintetizado y reflexionado sobre aquellos debates de modo preciso. El informe del estado del debate, previo a la Conferencia 2019, puede observarse en el informe elaborado por la Dra. Graciela Sosa: http://www.laboralistas.net/articulo_revista/la-violencia-y-el-acoso-en-el-mundo-del-trabajo/ Y el contexto social y sindical de ese debate, en otra exhaustiva nota de doctrina de la Dra. Fabiana Sosahttp://www.laboralistas.net/articulo_revista/violencia-y-acoso-en-el-mundo-del-trabajo/

Una especialista argentina en la evolución normativa del Derecho del Trabajo con perspectiva de género, la Dra. Fabiana Sosa, presente en las discusiones de Ginebra, destacó el valor de la definición, por primera vez en el plano internacional, de un núcleo de normas jurídicas “que nos proporciona herramientas para combatir el flagelo mundial del acoso y la violencia en el mundo del trabajo, si queremos construir un futuro del trabajo enfocado en las personas”.

“La aprobación significa el reconocimiento del derecho de toda persona a un mundo del trabajo libre de violencia y acoso, incluidos la violencia y el acoso por razón de género, y que estos comportamientos inaceptables pueden constituir una violación o un abuso de los derechos humanos, que son una amenaza para la igualdad de oportunidades, y son incompatibles con el trabajo decente”, analizó.

Y agregó: “Se reconoce la necesidad de adoptar medidas por parte de los empleadores con relación al impacto que la violencia doméstica tiene en el ámbito del trabajo, así como la inclusión de terceros como partícipes de la violencia y el acoso laboral, ya sea como autores o víctimas de la misma”.

“Erradicar la violencia y el acoso del mundo del trabajo requiere de nuestro compromiso, exige una nueva mirada, nos remite a revisar las formas de relacionarnos laboralmente, teniendo en consideración una mirada interseccional, revisando aquéllas situaciones, grupos, sectores, que merecen una protección especial, y que pueden verse afectados por varios factores de discriminación, sexo, género, raza, clase, etnia, lugar de nacimiento, entre otros grupos conforme las normas internacionales del trabajo y los instrumentos internacionales de derechos humanos”.

 

Artículo publicado en Laboralistas.net

Sharon Burrow, Secretaria General de la CSI enfatizó “la urgente necesidad de poner un piso de dignidad debajo de todos los trabajadores”.

Diversos líderes mundiales expresaron su fuerte apoyo a la OIT cuando celebra su 100.º aniversario en la Conferencia Internacional del Trabajo. La Conferencia – la 108.a reunión de la CIT – está dedicada especialmente al futuro del trabajo y aborda además la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

Sólo algunos párrafos que definen, a nuestro entender, el contexto en que la OIT celebra sus 100 años: su Director General, Guy Ryder, declaró que el mundo del trabajo enfrenta los cambios “más profundos y transformadores” observados en 100 años, y urgió a los delegados de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) a asumir su responsabilidad para hacer frente a este “desafío decisivo”.

Guy Ryder, habló durante la sesión de apertura de la reunión del centenario de la CIT en Ginebra, en la cual participan cerca de 6.000 delegados – representantes de gobiernos, y de organizaciones de trabajadores y de empleadores de los 187 Estados.

Dijo además que: “las incertidumbres e inseguridades de nuestro tiempo […] ponen de manifiesto cuán fundamental es la realización de la justicia social para la estabilidad y la paz, y la importancia vital del acceso al trabajo decente para el progreso del bienestar humano”.

El Director General destacó que la CIT del centenario está dedicada al futuro del trabajo y el de la OIT. “Se trata de abordar los problemas que más preocupan a las personas, en un momento en que consideran urgente obtener respuestas y acciones, y cuando nuestra capacidad colectiva para ofrecerlas está siendo cuestionada. En un momento en que las personas parecen sentir la necesidad de retomar el control de sus vidas”.

Por su parte Sharon Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional (CSI) fue más clara y precisa: enfatizó “la urgente necesidad de poner un piso de dignidad debajo de todos los trabajadores, y agregó “esto es responsabilidad de todos nosotros”.

“Nos encontramos, temo, a un paso de una era de ira. Producto de la frustración y la falta de esperanza, cuando el contrato social sigue erosionándose, nuestro desafío consiste en reafirmar, reforzar y renovar el contrato social”.

En contraposición, en representación de los Empleadores, Roberto Suarez Santos, Secretario de la Organización Internacional de Empleadores, aseveró a los delegados que “el futuro nos ofrece más oportunidades que nunca antes. Millones de trabajadores, individuos y empresas tendrán un acceso sin precedentes a la educación, las competencias y las relaciones comerciales”.

“Si maximizamos los beneficios de estas nuevas oportunidades, un número aún mayor de personas podrá salir de la pobreza. No debemos frenar el futuro y responder desde el miedo. Tenemos que tener presente que si restringimos la iniciativa empresarial, no sólo perjudicaremos los futuros empleos, sino también la creatividad, la innovación y la prosperidad”.

 

 

El Congreso mexicano, impulsado por López Obrador, aprobó una reforma laboral, la más importante en décadas, que para Javier Buenrostro, historiador de la UNAM, «puede ser el principio de una mayor justicia laboral para los trabajadores». La reforma se adapta a los paradigmas internacionales, ratificando los Convenios 87 y 98 de la OIT. No parece poco después de 70 años que los sucesivos gobiernos mexicanos se negaron a hacerlo.

 

Por Javier Buenrostro

La democracia sindical, impulsada por López Obrador, permitirá el sacudimiento del movimiento obrero, largamente aletargado por el autoritarismo priista y el desmantelamiento de los derechos laborales.

Hace unos días se celebró el Día del Trabajo en todo el mundo. En México hubo las conmemoraciones de rutina: mitines, discursos sindicales, comidas entre dirigentes, etcétera. Pero también hubo algo diferente, a lo que no se le ha dado la atención suficiente. En el Congreso se aprobó una reforma laboral, la más importante en décadas, que puede ser el principio de una mayor justicia laboral para los trabajadores, algo que en tiempos del neoliberalismo y el desmantelamiento de los derechos laborales en todo el mundo no es poca cosa.

Hay varios puntos a destacar. Primero, la reforma se adapta a un paradigma internacional, ratificando los Convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Desde 1949, México se había negado a ratificar el convenio 98, por lo que solo esto ya supone un cambio en la política laboral de los últimos 70 años. ¿En qué consiste este convenio? Promueve una libre negociación colectiva y permite la elección de directivas sindicales mediante el voto personal, libre, secreto y directo de las y los trabajadores. En pocas palabras, adiós a los sindicatos «charros» u oficialistas, que pactaban su apoyo al presidente a cambio de prebendas personales para sus dirigentes.

 

 

La historia del «milagro mexicano» (1940-1970) está basada en la explotación del trabajador, ya que mientras las devaluaciones (1948 y 1954) afectaban fuertemente el poder adquisitivo de los mexicanos, el control de los sindicatos fue clave para la formación del capital en México, al mantener los salarios muy por debajo de la inflación. Era el trabajador, no el gobierno ni los empresarios, quien pagaba los platos rotos del mal manejo de la economía.

El control de los sindicatos fue clave para el desarrollo del autoritarismo y del capitalismo en México, a tal punto que, en esos tiempos, un secretario del Trabajo, Adolfo López Mateos —generalmente de perfil bajo dentro de los miembros del gabinete—, llegó a ser presidente gracias al férreo control sindical que mantuvo con mucho garrote y pocas zanahorias.

No es cosa menor que López Obrador, a quien la oposición acusa de ser autoritario, en la realidad esté desmontando uno de los mecanismos históricos de control del presidencialismo mexicano, al democratizar los sindicatos y la elección de sus dirigentes. Se acabaron las representaciones únicas, tanto sindicales como directivas, y poco a poco se verán las repercusiones de esta medida, pero es un hecho que significa una forma de regresarle poder y derechos a la clase trabajadora. La libre afiliación será fundamental para la democratización del sindicalismo mexicano.

En este mismo sentido apunta la desaparición de las juntas de Conciliación y Arbitraje, y la creación de los juzgados unitarios de lo laboral, que no dependerán del Poder Ejecutivo sino del Judicial, tanto a nivel federal como estatal. Estas juntas solían ser instrumentos del Ejecutivo y de los empresarios para irrespetar derechos laborales o para contrarrestar las huelgas obreras. Sin duda, veremos un mayor activismo sindical, que no responderá necesariamente a inconformidades graves con el gobierno sino a una mayor libertad sindical. Algo similar a lo que se vivió durante el cardenismo.

De forma paralela a esta gran reforma laboral, también se reformaron las leyes federales del Trabajo y del Seguro Social, con el objetivo de regular el trabajo doméstico remunerado, así como para reconocer y garantizar los derechos de las personas que se dedican a esta labor. Más de dos millones de trabajadoras del hogar, que no contaban con derechos laborales ni seguridad social, empezarán a ser reintegradas a la economía formal. Se empieza a recorrer un largo camino para hacerle justicia a un sector (mujeres indígenas sin estudios, en una amplia mayoría) históricamente olvidado y discriminado. Ahí está la referencia popular de la película Roma, al respecto de esta problemática.

Aunque estrictamente no es parte de la reforma laboral, también se ha empezado a abordar de manera seria la pauperización de los salarios durante la época neoliberal; aunque si uno revisa la historia, el problema es tan añejo que se remonta al gobierno de Miguel Alemán (1946-1952). El incremento salarial ha sido del 16 %, el más alto en tres décadas, y se prevé que al final del sexenio el salario mínimo, que en la actualidad es uno de los más bajos del continente, pueda llegar a los 300 pesos diarios (15 dólares), el triple de lo que se percibe hoy en día.

Evidentemente hay descontento entre los principales líderes sindicales, que ven en peligro sus feudos de poder y riqueza, así como entre los empresarios, que se verán exigidos a un mayor cumplimiento de sus obligaciones patronales. La proliferación de más sindicatos, más independientes y menos obligados a obedecer al gobierno o a los empresarios, provocará una mayor actividad sindical, con la cual el statu quo no está de acuerdo. Sin embargo, este sacudimiento es más que necesario en México, uno de los lugares con mayor control sindical en el mundo. Como escribí líneas arriba, veremos una gran actividad sindical y seguramente muchos estallidos de huelgas, pero no hay que confundir eso con desacuerdos profundos con el Gobierno. Es precisamente López Obrador quien está impulsando la democracia sindical que permitirá el sacudimiento del movimiento obrero, largamente aletargado por el autoritarismo priista y el desmantelamiento de los derechos laborales.

¿Pendientes? Claro que los hay. Uno muy importante y que ya ha estado en discusión en el Congreso es el tema del ‘outsourcing’ o subcontratación. El gran problema laboral que construyó el neoliberalismo es la tercerización, de la que casi todos hemos sido objeto en las últimas tres décadas. No importa si eres un trabajador sin estudios o un profesionista con posgrados; alguien que trabaja por destajo o un académico o un médico que lleva años trabajando a tiempo completo pero sin plaza fija.

 

La subcontratación es una forma de explotación moderna donde, a pesar de ejercer un trabajo, no se tiene acceso ni a los derechos laborales ni a la seguridad social. Un mal de nuestro tiempo, que afecta lo mismo a los países ricos que a los pobres, ya que ha sido una característica intrínseca al desarrollo del neoliberalismo. Queda por resolver este importante pendiente, aunque da esperanzas que haya empezado tomarse en cuenta en la discusión y exista la promesa de que a fin de este año podría abordarse para legislar al respecto. Veremos.

Los alcances de la reforma laboral no se han discutido ni difundido ampliamente. Tal vez sea una estrategia de los damnificados intentando que pasen desapercibidos la mayor parte del tiempo posible. Aun así, esta reforma inyectará nueva vida al sindicalismo mexicano y poco a poco tendrá un importante efecto en la vida pública del país. Que todo sea en beneficio de los trabajadores, que somos la mayoría de los ciudadanos.

(Artículo publicado en RT)

El Paro es contra las políticas económicas que aplica el gobierno de Mauricio Macri, las cuales afectan a la mayoría del pueblo argentino y a la totalidad de la clase trabajadora

 

La Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas (CSA), expresión continental de la Confederación Sindical Internacional (CSI), expresa su apoyo y solidaridad con las trabajadoras y los trabajadores de la República Argentina en la convocatoria al Paro Nacional Activo de 30 de abril, convocado por las afiliadas argentinas CTA-T (Central de Trabajadores de la Argentina) y CTA-A (Central de Trabajadores de la Argentina – Autónoma), y otras organizaciones sindicales y movimientos sociales argentinos.

El Paro es contra el paquete de ajustes, el endeudamiento y las políticas económicas que aplica el gobierno de Mauricio Macri, las cuales afectan a la mayoría del pueblo argentino y a la totalidad de la clase trabajadora.

Por la derogación de la reforma previsional, en rechazo a la reforma laboral, en contra de la persecución a las/os dirigentes sindicales, sociales y políticos que se expresan contra este modelo imperante de despidospobreza exclusión; por salarios dignos, por paritarias libres y a favor de un modelo con trabajoproducción inclusión social.

La CSA expresa su apoyo al Paro Nacional Activo en Argentina y llama a todas y todos a movilizarse el martes, 30 de abril de 2019.

Atentamente,

Rafael Freire Neto
Secretario General
Haga clic aquí para leer el archivo oficial de la nota.

Argentina ya no elegirá representantes al Parlasur en sus próximas elecciones de octubre.

Así lo anunció el canciller de Paraguay, Luis Alberto Castiglioni, este lunes en conferencia de prensa que el país, en acuerdo con el resto de miembros del Mercosur (Argentina, Brasil y Uruguay), suspenderá inmediatamente la elección directa de los representantes nacionales al Parlasur. El acuerdo tiene vigencia “inmediata”.

Tan solo tres días atrás, el 12 de abril, la cancillería argentina comunicó que “La Argentina se retira de la Unasur”. Ése día nuestro país denunció el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) a través de una comunicación dirigida a la República del Ecuador en su calidad de Depositario y una nota detallada al Presidente Pro Tempore de este organismo regional, el Canciller del Estado Plurinacional de Bolivia Diego Pary.

Parece que esto tiene bastante que ver con la insistente estrategia de los EEUU de balcanizar la región y provocar un nuevo reordenamiento geopolítico, donde la autonomía, soberanía y cooperación entre nuestros países quede en el pasado. Cuenta para ello –por ahora-, con la complicidad de gobiernos como el nuestro tan proclives a la política imperial estadounidense.

Leer la nota completa aquí

Actos por la libertad del ex Presidente Lula Da Silva serán realizados en 36 ciudades dispersas por el mundo.

La agenda de movilización -va del 7 al 10 de abril-, comienza este domingo con uno de los actos más importantes en Ginebra, frente a la sede de la ONU. Súmate a la campaña #LulaLivre!

La CSA y movimientos sociales llamamos a las organizaciones, procesos y movimientos de toda nuestra América a sumar sus voces y acciones a esta proclama

 

Los repudiables y violentos acontecimientos de las últimas semana en América Latina y el Caribe -el asesinato de Sergio Rojas en Costa Rica, la tragedia de muerte de 8 indígenas en Colombia y el asesinato de Dilma Ferreira Silva en Brasil, entre otros-, nos llenan de dolor y ante todo de una profunda preocupación e indignación frente a un presente cargado de injusticia e impunidad contra las/os luchadores sociales y las/os defensores/as de los territorios y de los derechos de los pueblos.

Al mismo tiempo, nos alertan una vez más sobre una política sistemática de exterminio que se lleva adelante desde hace algunos años en el Continente, y que ahora se ha agudizado con el ascenso del fundamentalismo programático del neoliberalismo en la mayoría de los países que años atrás, bajo los gobiernos progresistas, posibilitaron avanzar en la garantía y cumplimiento de los derechos de la población. Por esos avances anteriores, por los intentos de dignificación de la vida basados en la participación política, hoy se les castiga con el asesinato, la persecución, estigmatización y todas las variables de criminalización hacia hombres y mujeres que continúan defendiendo los bienes comunes y los derechos fundamentales conquistados a través de la movilización social y la participación en la construcción de la política pública, que hoy les ha sido arrebatada por la nueva ola conservadora.

La agudización de los asesinatos en la región es, a nuestro juicio, otro resultado de una cobarde arquitectura de la impunidad, agenciada por las fuerzas imperialistas y las empresas transnacionales que obtienen en el proceso de corporativización y financiarización económica y ambiental su posibilidad de lucro, y que están dispuestos al exterminio de los seres humanos y del patrimonio ambiental para garantizar su ganancia dentro del modelo de acumulación y despojo.

Como organizaciones movilizadas por la construcción de poder popular, democracia y justicia en sus múltiples dimensiones -social, ambiental, económica, de género, etcétera- queremos, a través de esta comunicación, sumar nuestras voces en solidaridad para tejer lazos de unidad en la diversidad. Somos conscientes de la imperiosa necesidad de trabajar conjuntamente en pos de encontrar soluciones concretas y efectivas para salvaguardar la vida de nuestras/os compañeros/as y que no sean y seamos asesinadas/os cada día sin que se haya tomado ningún tipo de medida de protección eficaz por parte de los Estados, gobiernos y organismos multilaterales que se vanaglorian de su trabajo por la defensa de los derechos. En casi la totalidad de la violencia y persecución, quedan sin determinarse y castigarse a los autores materiales e intelectuales de los asesinatos de nuestras/os compañeros/as y seres queridos. Entendemos que esta arquitectura y estrategia de impunidad funciona como materialización de la injusticia y se constituye hoy como la máxima condición de posibilidad para la repetición cotidiana de la estrategia de muerte.

Por estas razones, con nuestra preocupación latente y al mismo tiempo con nuestro espíritu de lucha intacto y fortalecido en la búsqueda de justicia para nuestras/os compañeros/as, llamamos a las organizaciones, procesos y movimientos de toda nuestra América a sumar sus voces y acciones a esta proclama, para convocarnos como movimientos a denunciar y ejercer solidaridad efectiva desde la construcción de un frente internacionalista contra el fascismo hacia nuestros pueblos, como posibilidad real de detener la masacre social y política a la que asistimos en la región.

Con esta comunicación queremos hacer saber a los agentes de la muerte y la destrucción que no estamos solos, y que no nos detendremos hasta saber quién mandó a matar a nuestros/as compañeras/os y evitar que la legítima defensa de los derechos de los pueblos y de los territorios siga costando la vida.

A las familias y comunidades de las personas asesinadas en los últimos días, y para todas/os aquellos/as con los que no se ha hecho justicia, les manifestamos conjuntamente nuestra solidaridad. Seguiremos trabajando en el día a día para que la impunidad se detenga, y para honrar el esfuerzo de todas/os aquellos/as que entregaron su vida para defender la nuestra.

Jornada Continental por la Democracia y contra el neoliberalismo.
Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe -ATALC
Capítulo cubano de Movimientos hacia el ALBA
Confederación Sindical de Trabajadoras/es de las Américas
Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo -CLOC Vía Campesina
Jubileo Sur Américas
Marcha Mundial de las Mujeres
ALBA Movimientos
Amigos de la Tierra Internacional -ATI
Articulación de los Pueblos Indígenas del Brasil -APIB
Instituto Terramar – Ceará- Brasil
Terra de Direitos -Brasil
Movimento Dos Atingidos por Barragens -MAB- Brasil
Movimento Dos Pequenos Agricultores -MPA- Brasil
Movimento Dos Trabalhadores Sem Teto -MTST- Brasil

Imagen: Jornada Continental por la Democracia y contra el neoliberalismo (Montevideo-2017)

 

(Nota publicada en Confederación Sindical de Trabajadores/as de las Américas)

Los trabajadores de Ford Motor Company de São Bernardo do Campo, Brasil persisten su lucha por la permanencia de la fábrica en la ciudad y la mantención de sus puestos de trabajo.

 

Los trabajadores de Ford se reunieron hoy 12 de marzo en asamblea y acordaron que continuarán su lucha contra el cierre de la planta. La decisión la tomaron tras el fracaso de la reunión que sostuvieron los dirigentes del Sindicato dos Metalúrgicos do ABC (afiliado a la CNM/CUT, que a su vez forma parte de IndustriALL Global Union) con el director de Ford, James Hackett, en la sede de la compañía ubicada en Michigan, en Estados Unidos, el 7 de marzo.

Como la reunión no tuvo ningún avance, el presidente del Sindicato dos Metalúrgicos do ABC, Wagner Santana les dijo a sus afiliados en asamblea:

“No hay que desistir, hay que resistir, presionar a Ford a que revierta su decisión. Porque cada trabajador y trabajadora, padre o madre de familia, ayudó a construir la riqueza de la empresa desde los cimientos, y son lo más valioso.”

Santana también les indicó que regresen a sus casas, que no trabajen y vuelvan a reunirse en asamblea mañana 13 de marzo para decidir los próximos pasos. Dijo que va a continuar las reuniones con autoridades del gobierno para que Ford suspenda la decisión y continúe las negociaciones.

La dirigencia del sindicato ya sostuvo diversas reuniones con autoridades del gobierno, como diputados, el alcalde, los concejales de la ciudad y con el vicepresidente de la republica para buscar apoyo.

Ford anunció el 19 de febrero que cerrará la fábrica que tiene desde 1967 en Brasil, sin dialogar con los representantes de los trabajadores en la región. Dijo que el cierre es parte su plan de reestructuración global que incluye la decisión de dejar de producir y vender camionetas en América del Sur.

La decisión afecta a los 2.800 trabajadores permanentes, a 1.700 tercerizados ya toda la cadena productiva. El sindicato calcula que, al sumar la cadena, el cierre de la fábrica también podría perjudicar a un total de 10.000 personas.

Por su parte, el secretario general de IndustriALL, Valter Sanches, participó en el acto inter-religioso en la Plaza Matriz del municipio São Bernardo do Campo (en el estado de São Paulo) del 7 de marzo donde expresó la solidaridad internacional hacia los trabajadores y dijo:

“Ford tiene que replantearse su estrategia, debe buscar nuevas inversiones, nuevos productos para seguir siendo competitiva. Es un momento difícil, donde lo que nos une son nuestros lazos de solidaridad. IndustriALL va a movilizar todas sus fuerzas para ayudar a que todos aquellos trabajadores de Ford en el mundo que vean sus empleos amenazados, consigan una victoria”.

(Artículo publicado en IndustriALL)