Guilherme Boulos
Guilherme Boulos

 

Once de los 13 candidatos que respaldó el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sufrieron la derrota en la segunda vuelta de los comicios regionales, este 29 de noviembre. La centroderecha se impuso al “Bolsonarismo”, especialmente al ganar las alcaldías de Río de Janeiro y Sao Paulo.

 

El presidente brasileño, sin movimiento político tras abandonar en 2019 el Partido Social Liberal con el que llegó a la Presidencia, respaldó en las elecciones municipales a un total de 13 aspirantes a ocupar alcaldías, pero 11 de ellos fueron derrotados en las urnas.

Walter Takemoto, educador, activista del movimiento social y columnista, fue candidato a concejal por el PT en Salvador de Bahía, subió a su facebook una interesante nota sobre el resultado de las elecciones que nos convoca a reflexionar sobre nuestra propia realidad política.

 

BOULOS Y LAS ELECCIONES 2020 EN SÃO PAULO

Finalizó el escrutinio electoral y en San Pablo el candidato del PSDB Bruno Covas, alcalde de la ciudad con el apoyo del gobernador Dória, ganó al candidato Guilherme Boulos del PSOL que contó oficialmente con el apoyo del PT y del PCdoB.

Boulos obtuvo algo más del 40% de los votos de la población en la segunda vuelta, lo que es una gran victoria electoral. En 2016 Haddad fue candidato a la reelección y perdió en la primera vuelta con algo más del 17% de los votos, sin poder pasar a segunda vuelta.

Lo que pretendo proponer para reflexionar sobre la candidatura de Boulos es el significado de su participación en la campaña electoral.

Más que un candidato del PSOL, Boulos es conocido por ser el líder del MTST – Movimiento de Trabajadores sin Techo, que lideró grandes manifestaciones en defensa del derecho a la vivienda, contra el golpe, en defensa de la presidenta Dilma, por la libertad del Lula y contra el gobierno genocida de Bolsonaro.

El MTST representa la pesadilla de la clase media conservadora en San Pablo y Brasil, al poner en debate la función social de la propiedad privada y defender un proyecto de ciudad en el que los derechos de los más pobres y periféricos se conviertan en una prioridad en todos los ámbitos.No se trata solo de defensa programática, el MTST moviliza a miles de hombres y mujeres en la lucha por el derecho a la ciudad, desde la vivienda hasta el derecho a la participación popular directa en la definición de políticas públicas.Boulos, por tanto, no es el candidato aceptable para los sectores medios de la sociedad y a lo largo de la campaña también desmintió a los que aseguraban ser el candidato más fácil para ser derrotado por el tucanato.Su candidatura ha logrado movilizar a los jóvenes, hombres y mujeres que en los últimos años tomaron las calles para combatir el golpe, incluso militantes y afiliados del PT, al tiempo que movilizó a sectores de la población organizada de la periferia que vieron en su candidatura el renacer de la esperanza en la población excluida de poder tener protagonismo en el debate sobre la ciudad.No fue una candidatura nacida de la disputa por el control del partido, definida por la investigación electoral, para presentarse como capaz de gestionar la ciudad para todos, sin asustar a quienes siempre controlaron el poder público, sus recursos y prioridades de inversión.Esta es una cuestión central a evaluar, ya que el resultado de la votación de Boulos en San Pablo, la principal capital del país, debe servir para que los partidos democráticos y populares, especialmente el PT, revisen sus métodos y los criterios que adoptan para elegir sus candidatos, así como las tácticas electorales que adoptan en las campañas.Por otro lado, los resultados de las elecciones en Salvador y San Luis son ejemplos opuestos, ciudades en las que candidaturas sin apoyo en movimientos y luchas populares, incluso con el apoyo de los gobiernos estatales, no pudieron derrotar candidaturas claramente identificadas con proyectos antipopulares y representan mucho más que derrotas electorales para gobernadores y sus partidos.Finalmente, estamos seguros de que los “boulos” estarán presentes en las luchas que emprenderemos en defensa de los derechos y contra Bolsonaro y su pandilla, como lo demuestra su historia de militancia y compromiso con las luchas populares y de la clase trabajadora.Por lo tanto, no será alguien que limitará su actuación a los periodos electorales, como la gran mayoría de candidatos que entre una elección y otra ocupan un cargo institucional y como mucho, limitan sus actuaciones políticas lejanas de las luchas cotidianas de la población.2022 comenzó antes de las elecciones de 2020 y no podemos evaluar sus consecuencias por el número de votos. La cuestión central que se plantea es que la derrota del golpe, el bolsonarismo y el poder económico, no serán por el voto. Nuestro desafío ante la crisis sanitaria, económica y social, de los millones de desocupados y excluidos, es construir un fuerte movimiento popular, movilizar las bases de los partidos democráticos y populares, de los sindicatos, luchar por poner fin al gobierno genocida de Bolsonaro, en defensa de medidas que impidan profundizar la exclusión y la desigualdad social.No considerar máxima prioridad el trabajo de organización, formación y movilización de la población en lo cotidiano, esperando que en las elecciones del 2022 podamos derrotar al poder económico, es hacer exactamente lo que quieren aquellos que son los dueños del poder económico. Y ahí es repetir los mismos errores que permitieron el golpe en nuestro país.

Walter Takemoto

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *