image

Wasiejko: “Esperamos que el gobierno mexicano cambie su política a partir de la presión internacional y las movilizaciones”

El embajador de México en la Argentina, Francisco del Río López, recibió a los distintos sectores sindicales que se presentaron hoy en el lugar en el marco de la campaña internacional impulsada por IndustriALL en solidaridad con los trabajadores de ese país. En el encuentro, entregaron una nota dirigida al Presidente Enrique Peña Nieto.

Al salir de la reunión, Pedro Wasiejko, secretario general de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (FeTIA-CTA) que participó con una delegación del reclamo, señaló: “creemos que a partir de la presión internacional, las movilizaciones en México y las características del actual gobierno están dadas las condiciones para que el Estado de ese país revierta la política antisindical de los últimos años, actúe para que finalicen las violaciones a los derechos laborales e interceda para que avance la investigación sobre el accidente en la mina de Pasta de Conchos”. Junto a la Fetia-CTA participaron sindicatos de los sectores de Energía, Petróleo, Vidrio, Textil, Calzado, Automotriz y Metalúrgico, entre otros.

A través de distintas movilizaciones que se realizaron esta semana en 140 países, los trabajadores reclamaron la intervención del gobierno de México para poner fin a la violación sistemática de los derechos sindicales. Los sindicatos argentinos, en solidaridad con los mexicanos, reclamaron al gobierno de ese país el fin de toda forma de presión anti sindical y que se impulse un diálogo social a nivel nacional que permita tener voz a los sindicatos independientes, que sea congruente con las normas básicas de los Derechos Humanos y laborales de los trabajadores de México, impulsando la plena vigencia de los derechos de libre afiliación y negociaciones colectivas.

La campaña impulsada por IndustriALL, que nuclea a más de 50 millones de trabajadoras y trabajadores en 140 países del mundo y de la cual la FeTIA forma parte, tiene cuatro objetivos centrales: la intervención del gobierno para poner fin a la utilización de los contratos de protección patronal que niegan a los trabajadores el derecho a la representación democrática y a la negociación colectiva; que se revierta la Ley Laboral promulgada el?1 de diciembre de 2012 que fomenta el despido de militantes sindicales, aumenta la subcontratación y conduce a la expansión masiva del empleo precario, se reincorporen a los sindicalistas despedidos ilegalmente en distintas empresas (SME, PKC, Vidriera de Potosi/Grupo Modelo, Honda, Calzado Sandak/Bata) y se permita la celebración de elecciones libres y justas en las multinacionales PKC, Excellón, Honda y Atento, entre otras; por último, y a días de conmemorarse la muerte de 65 mineros en la mina Pasta de Conchos, reclamarán que se recuperen los cuerpos de 63 de los trabajadores que aún continúan sepultados, que se investiguen las causas del accidente y se sancione a sus responsables. En este sentido, denunciarán la complicidad, en su momento, del gobierno mexicano y del empleador Grupo México, en la violación sistemática de los más elementales derechos de los trabajadores

Según IndustriALL, desde en el primer día de la campaña que se desarrolla entre el 18 y el 24 de febrero, se enviaron más de 7.000 mensajes de protesta por los despidos de miembros de Los Mineros en PKC, solicitando la reincorporación de los dirigentes despedidos y el respeto a los derechos sindicales. PKC despidió a más de 100 simpatizantes sindicales, entre ellos todo el comité del sindicato, en diciembre de 2012 por hacer campaña para la elección del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos (conocido como Los Mineros), en sus plantas en Ciudad Acuña (México). Diez de los dirigentes despedidos rechazaron la indemnización de despido y, junto con otro dirigente despedido en abril de 2012, están luchando por la reincorporación y el derecho a estar representados por un sindicato elegido democráticamente en la planta.

Por otra parte, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) está celebrando una importante victoria política tras la reanudación de las negociaciones con el Gobierno el 13 de febrero de 2013, y la liberación de 9 de los 10 miembros detenidos durante más de 1 año y 10 meses. Sin embargo, aún no se logró la libertad de Jorge Ulises Uribe. El sindicato está tratando de que vuelvan al trabajo 16.599 empleados de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) que no aceptaron un arreglo desde que fueron despedidos el 10 de octubre  de 2009. En un intento de aplastar al sindicato democrático más antiguo de México, el SME, el presidente anterior Felipe Calderón utilizó una orden ejecutiva para cerrar la compañía de servicios públicos, despidiendo a los 44.000 trabajadores. El SME está luchando desde entonces por la readmisión de esos trabajadores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *