tapa3 3

El encuentro tuvo como eje coordinar acciones de respuesta en un frente de convergencia multisectorial para la defensa de los derechos de las y los trabajadores y la justicia laboral.

Fueron 21 los oradores durante la actividad organizada por la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL) que tuvo lugar en la Cooperativa Hotel Bauen (Callao 350, C.A.B.A.) con la participación de ambas CTA, gremios de la CGT y asociaciones de abogados.

Se contó con la presencia del jurista internacional y ex miembro de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Raúl Zaffaroni; Héctor Recalde, diputado nacional y presidente del bloque del FpV, y León Piasek, abogado laboralista y miembro de la AAL, entre otros referentes.

El primer disertante fue el presidente de la AAL, Matías Cremonte, quien se refirió a hechos concretos que dan cuenta de la avanzada del gobierno de Cambiemos contra los derechos laborales y la justicia laboral. «Me parece importante marcar como hito, o como primer ataque a la independencia del Poder Judicial, la designación de dos jueces en la Corte Suprema, por decreto de parte del presidente (Mauricio) Macri, pero también que esos dos jueces aceptaran ser parte de esa Corte Suprema por decreto».

A su vez, mencionó el intento de traspaso de la Justicia Nacional del trabajo a la Ciudad de Buenos Aires y el pedido de juicio político a cuatro camaristas y una jueza de primera instancia por el contenido de sus sentencias, «que han hecho lugar al reclamo de los trabajadores y han tocado los intereses del gobierno». Otra de las consideraciones fue la reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo, «cimentando el terreno con la historia de la ’industria del juicio’, ahora encima intentando cargarnos el sayo por el cierre de las pequeñas empresas por los juicios laborales cuando todos sabemos que las empresas cierran por las políticas económicas del país como las importaciones».

Asimismo se refirió a la avanzada contra los sindicatos, «al primer instrumento de defensa que tienen los trabajadores que es la acción colectiva», el ataque a los convenios colectivos de trabajo, «la estigmatización y la denuncia de ’mafia’ de los sindicatos y la intervención lisa y llana de varios gremios: Canillitas, el de empleados judiciales de Mendoza, el de los trabajadores del Ingenio azucarero Ledesma en Jujuy», entre otros.

Cremonte recalcó que la importancia del encuentro radica en la toma de conciencia del ataque del gobierno de Macri a los intermediarios, que son los abogados laboralistas, para que el conjunto de los trabajadores queden a Merced de sus políticas y de la avanzada contra los derechos conquistados.

En ese sentido, expresó la necesidad de coordinar acciones de respuesta como la iniciativa de la AAL que presentó dos denuncias a nivel internacional: una frente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otra ante el Alto Comisionado por la defensa de los Derechos Humanos, y pidió una audiencia pública a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Invitó a todas las organizaciones a adherir a esas denuncias, se puso a disposición de otras medidas que se puedan tomar pero también propuso pensar acciones conjuntas que demuestren el repudio ante las declaraciones del presidente.

El secretario general adjunto de CTA de los Trabajadores, Pedro Wasiejko, llevó el saludo del secretario general Hugo Yasky y de la Mesa Nacional de la CTA, y aseveró: «La CTA ratifica el compromiso de evitar que el gobierno de Macri avance con sus proyectos legislativos, que viene desarrollando sin ningún tipo de demora, y esto nos lleva a que tengamos que, de alguna manera, profundizar nuestros planes de acción y buscar los mecanismos necesarios para ponerle un freno a las políticas del gobierno».

«Este es un claro ataque al conjunto de la clase trabajadora. Ellos vienen con la decisión de debilitar a los trabajadores y a sus organizaciones. Entonces tenemos que asumir el compromiso de salir a hacerle frente a esto, de poner a disposición todas las herramientas con las que contamos para tener un resultado positivo, concientizar a nuestro pueblo y tener el consenso social necesario como en el caso del fallo del 2×1, donde la sociedad le puso un freno y tuvieron que retroceder», explicó Wasiejko, también secretario general de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (FeTIA).

Además, subrayó: «Nos estamos enfrentando a un enemigo poderoso que necesita avanzar con estas políticas para profundizar el ajuste, introducir el miedo en nuestra sociedad y continuar con los despidos. Después de octubre hablan de reducir en cientos de miles los puestos de trabajo en el sector público y pretenden hacer lo mismo en el sector privado. Tenemos que tener la misma decisión y fortaleza para enfrentarlo en todos los ámbitos y poder derrotarlos».

Para concluir, Wasiejko propuso «implementar un plan de acción sistemático para poner en agenda este tema». Y agregó: «En este sentido, demandamos a todos los candidatos para las elecciones de medio término que este tema sea parte de la agenda y se asuma en todos los ámbitos y actividades».

Por su parte, el integrante de la Asociación Americana de Juristas, Eugenio Raúl Zaffaroni, remarcó: «Lo que tenemos enfrente es no sólo una agresión a magistrados, a laboralistas, sino a la clase trabajadora, y además claramente se inscribe en algo que viene ejerciendo esta administración que es la represión general en materia de derechos humanos y fundamentalmente un desplazamiento y concentración de riqueza».

Además, advirtió: «Sería esta lucha relativamente sencilla si nos enfrentáramos con un gobierno. Seamos claros: No nos estamos enfrentando con un gobierno. Nos estamos enfrentando con un totalitarismo trasnacional corporativo y lo que tenemos son representantes colonialistas de ese totalitarismo corporativo que viene avanzando. Tenemos virreyes modelo Siglo XXI. Esto es serio. Tenemos que repensar la defensa de nuestros trabajadores. Esto se viene con un proyecto de sociedad 30 – 70: 30% incluidos, 70% excluidos. Precarización laboral. Y una sociedad 30 – 70 no cierra sin represión. Cuidado con esto. Advirtamos, los veteranos, a nuestros pibes, que conocemos de represión. Que no acepten provocaciones y ojalá salgamos de esto sin tener que lamentar víctimas, porque en cualquier situación violenta sabemos que los muertos los ponemos nosotros. Esta es la lucha que tenemos por delante».

A su turno, el diputado nacional Héctor Recalde concluyó: «El enemigo es grande y pisa fuerte lo que nos obliga a juntar todas las voluntades en nuestros lugares de trabajo, de lucha y de militancia. «Intentan atemorizar, amenazar, acorralar y en el trasfondo hay una sola cosa: Cumplir con este plan económico neoliberal que busca desarmar a los trabajadores en su lucha, bajar los salarios y bajar el empleo gobernando para pocos. Hay una connivencia entre un grupúsculo de jueces y fiscales, las corporaciones mediáticas, las corporaciones internacionales, también sectores políticos partidarios que no sabemos si son oposición o no son oposición».

Asimismo, Recalde rememoró al abogado Norberto Centeno, asesinado por la última dictadura cívico militar, y recordó que, junto al abogado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) presentaron en 6 de junio una denuncia contra Macri «por violar los principios republicanos y defenestrar a jueces y camaristas de la Justicia del Trabajo». Anunció, a su vez, que el lunes 3 ampliaron la denuncia en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), «con hechos nuevos que intentan debilitar a los trabajadores en sus derechos». Y agregó: «Es una forma republicana de rendir cuentas ante ustedes porque queremos luchar por derecho y justicia social».

Alejandra Darín, presidenta de la Asociación Argentina de Actores, entidad nucleada en la CTA, también fue una de las oradoras y sentenció: “Aprieta la garganta tanta vergüenza. Ver que acciones del gobierno de nuestro país atentan sistemáticamente contra todos nosotros, contra nuestra sociedad. Yo creo que vienen a instalar la idea de que ’somos todos truchos’ por una cosa o por otra. Porque recibís una pensión por discapacidad y por ahí no sos discapacitado, por viudez y no sos viuda o porque trabajás defendiendo los derechos de los trabajadores y no solamente estás lejos de eso sino que aparte conformás una mafia. Que los chicos de una banda de un barrio merecen balas y los artistas recibimos sobres. Es una vergüenza, un destrato, una tristeza. Porque se supone que somos una sociedad que ha intentando e intenta madurar y estos atropellos, tratarnos de mentirosos, de corruptos, y que nosotros lo permitamos, porque lo permitimos, lo que se me ocurre pensar es cómo nos enfrentamos a esto. Yo creo que la conciencia es lo primero, darse cuenta, ayudar a que otros sean conscientes. Lo segundo creo que es la lucidez. Tenemos que aceptar que hay gente entre nosotros, los que luchamos por los derechos, propios y ajenos, que es muy lúcida, y tenemos que aprender a aceptar esa lucidez. No se puede hablar de todo esto si no se habla de amor, si no se habla de correr un poco los egos y dar espacio a los otros. Cada uno de nosotros lucha con su propio ego. La idea más brillante, la convocatoria más caliente. Acá un compañero dijo: ’hay que poner el cuerpo’. Hay que poner el cuerpo por lo propio, hay que poner el cuerpo por los otros compañeros de otras actividades. Sé que es demasiado y es agotador en un punto pero tenemos que escuchar a los más lúcidos, tenemos que ser más humildes, lo cual también habla de amor; tenemos que recoger lo mejor. A mí me hubiese encantado que mucha de la gente muy interesante que estuvo hoy acá se hubiese quedado a escuchar a los otros. Es necesario. Tenemos que hacernos el tiempo porque de eso se trata. Yo quiero a esos compañeros, los más lúcidos, sentados acá escuchándome a mí y a todos los compañeros que estuvieron hablando antes. Porque todos tenemos algo para aportar. No solamente la gente que tenga más camino recorrido. Nosotros estamos acá, la Asociación Argentina de Actores, para repeler este ataque, para apoyar la lucha de los abogados laboralistas y agradecerles por poner el cuerpo para defender nuestros derechos”.

Durante el encuentro de abogados laboralistas, el secretario de Salud Laboral de la CTA y secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), Beto Pianelli, subrayó que esta avanzada comenzó con el encarcelamiento de Milagro Sala. “La ONU les pide que la liberen y no le dan bola. Siguieron reprimiendo a pibes de una comparsa. Después empezaron a intervenir sindicatos. No quisieron dar paritarias; las paritarias que dan, si las firmás, tienen que ser a la baja. Los docentes, cuánto estuvieron que esperar para tener una paritaria que antes se resolvía más rápido. Modificaron la Ley de Riesgos del Trabajo. Nosotros estamos haciendo una resistencia en la provincia, ayer tuvimos un lindo fuero para resistir para que no adhiera la provincia de Buenos Aires, y no pudimos impedir que se vote en el Congreso. Pero nada de eso les va a alcanzar. Atentaron contra el derecho a huelga. Hay una ley que votó la Legislatura de Córdoba que es inconstitucional, que declara al transporte, por ejemplo, como un ’servicio esencial’. Avanzan porque estos tipos lo que quieren es que seamos esclavos o semi esclavos. Son enemigos muy serios los que tenemos adelante. A veces nos parecen ridículas las cosas que dicen pero no son para nada ridículas. Estos tipos están tratando de buscar que en un sector de la población, tenga como sentido común, como lógica, como paradigma social que somos trabajadores y no tenemos derechos a irnos de vacaciones, a tener aire acondicionado, que tenés que apagar la luz, que está mal ser feliz, que está mal adquirir derechos, por eso no les alcanza con nada. Y aparecen con argumentos ridículos que no sé si para toda la sociedad son ridículos. Tenemos que dar una batalla fortísima y explicarle a la sociedad que no existe ningún trabajador que quiera volver muerto, mutilado, lastimado, y que si uno va a un juicio laboral es porque no tiene otra alternativa. Algo que es de sentido común para nosotros, pero que ellos salieron a dar una batalla paradigmática para que a la sociedad no le parezca normal. Para que un trabajador tenga que ir a trabajar enfermo, que si se lastima es culpa de él, si se enferma que se joda y encima, cuando termina su vida útil, que se la arregle porque tampoco van a querer pagar jubilaciones. Este es el gobierno que enfrentamos y no solamente acá sino en Brasil; es una política internacional. El tema es si nosotros tenemos la capacidad de unirnos, porque el movimiento obrero argentino, la clase obrera argentina, las organizaciones sindicales argentinas tienen una tradición histórica de enfrentarse a esto y ganar. Entonces tenemos que buscar todas las maneras de encontrar la unidad posible, dejar las mezquindades de lado y salir a enfrentar fuertemente a este gobierno”, resaltó Pianelli.

Por parte de la CTA, también se contó con la presencia de Victorio Paulon, secretario de Derechos Humanos; Francisco ’Tito’ Nenna, miembro de la Mesa Nacional; Mónica Ingravidi, secretaria de Género del gremio de los trabajadores de la telecomunicaciones Foetra; Daniel Pérez Guillén, miembro de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB), y Miguel ’Pipi’ González, secretario de Derechos Humanos AGTSyP.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *