Esta columna trae una entrevista con Bernard Thibault, ex secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) de Francia y miembro del Grupo de los Trabajadores en el Consejo de Administración de la OIT. En la entrevista, Thibault analiza la crisis desencadenada en la OIT en 2012,

causada por algunas organizaciones de empleadores. Estas organizaciones impugnaban que el comité de expertos de la OIT pudiera reconocer el derecho de huelga en los países en los que no está previsto en la constitución nacional. Thibault entiende que este es un argumento erróneo y explica el por qué en la entrevista.

 Dice que algunas organizaciones de empleadores, en nombre de la competitividad económica, quieren poner fin a las normas laborales que pueden tener un alcance universal. Sin embargo, tener un sistema de protección de alcance mundial es cada vez más necesario, debido a la inseguridad de las condiciones de trabajo en el mundo y a las dificultades enfrentadas por el movimiento sindical en organizar a los trabajadores en la actual configuración globalizada de las relaciones de trabajo.

 Para millones de trabajadores, la OIT es el único escudo contra la ley de la selva.

 Aquí encontrará la columna de la GLU en portugués y en español.

 ¡Buena lectura!

 * Recordatorio * – La cuestión del derecho de huelga fue abordado en dos columnas anteriores: El derecho a huelga de Jeffrey Vogt, asesor jurídico de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y La libertad de asociación y el derecho de huelga de Luis Inácio Lula da Silva, ex Presidente de la República Federativa de Brasil.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *