energía

En un encuentro realizado el pasado 23 de septiembre se sentaron las bases para la construcción de un espacio de los trabajadores del sector energético dentro de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (FeTIA).

Participaron dirigentes de los distintos gremios que agrupan a trabajadores de la electricidad, el agua, la energía nuclear, etc. de todo el país. La actividad contó con la presencia de técnicos en la materia e invitados especiales, entre los que se encontraba el viceministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof.

La reunión comenzó con la palabra de Pedro Wasiejko, titular de la FeTIA, quien dio un marco político y explicó la importancia que tiene este tema para la Federación: “es fundamental discutir la política energética que tiene que tener el país desde la visión de los trabajadores”, afirmó el dirigente, y agregó que “en este momento es un punto clave, porque se lleva 15 mil millones de dólares del saldo de divisas en contra, y ese es realmente el eje desde el que tenemos que medir el resultado de la política energética de nuestro país. Es un tema complicado pero si se resuelve, abre la posibilidad de que en estos dos años que queden después de octubre se revierta el resultado electoral de las últimas PASO y la continuidad de este proyecto”

A continuación, con la coordinación de Marcelo Estévez, integrante de la Mesa Nacional de CTA y actual funcionario de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), se dio paso a la presentación de la diversidad de situaciones y realidades del sector en las distintas regiones del país. Estévez dejó en claro que la idea del encuentro era “tener un panorama, un contexto de la situación en materia de energía para poder escucharnos, debatir entre nosotros y elaborar como trabajadores una propuesta alineados con el gobierno nacional que pueda seguir avanzando en este modelo de producción que está llevando adelante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner”, indicó. Estuvieron presentes representantes de la Asociacion del Personal Argentino en Yacyreta (APAY), del Sindicato Argentino de Trabajadores de Salto Grande (SIATRASAG), agrupaciones de Luz y Fuerza de Córdoba, Luz y Fuerza de Mar del Plata y trabajadores del sector nuclear de ATE, anteriormente nucleados en la FeTERA, entre otros.

En una realidad muy diferente a la de los 90, etapa en la cual se invertía cada vez menos en ciencia, tecnología y energía, y, como se recordó en la mesa “se mandó a los científicos argentinos a lavar los platos”, los trabajadores expresaron que a pesar de que se han inyectado importantes cantidades de recursos para el sector energético en general, aun quedan demandas por resolver y realidades por mejorar. Los problemas parecen ser los mismos en todos lados. El eje principal de las propuestas fue la intención de participar en las decisiones sobre política económica y energética del país, en plena coincidencia con los objetivos de la FeTIA.

La segunda parte de la jornada consistió en una serie de exposiciones sobre la situación energética actual de la Argentina y sus antecedentes más cercanos en el tiempo. El equipo de CIFRA expuso un trabajo denominado “Las consecuencias de la privatización del sistema energético argentino”, elaborado por el economista Mariano Barrera, que se puede descargar del siguiente link. Allí el investigador brindó explicaciones sobre cómo quedó el sistema energético luego del proceso de “desregulación” y privatización que se llevó adelante en la década del 90 y qué sucedió con él luego de la eliminación del carácter regulador del Estado y la planificación por parte del “mercado”. A su vez, se caracterizó el nuevo escenario, cuyo dato más saliente es la Ley de Expropiación del 51% del capital de YPF SA y la firma del decreto que permitió reinstalar la regulación pública en el sector hidrocarburífero, ambas medidas tomadas por el gobierno de Fernández de Kirchner.

Otro aporte importante fue el brindado por el Ingeniero Gustavo Sklar, asesor de proyectos de inversión pública en energía, quien explicó que su trabajo fue, en distintas etapas, enfrentar el día a día en la gestión, y ver como conjugar este esquema liberal de mercado energético con un modelo popular. Relató que en 2003 se hizo un diagnóstico en el que podían observar consecuencias negativas de la aplicación del modelo liberal en los servicios públicos. En líneas generales, la situación que se planteó fue que en el plano energético no se pensó en la inclusión, porque el modelo estaba basado en la rentabilidad. El proyecto llevado adelante por la gestión actual a partir de 2004 intenta recuperar el rol del Estado en la implementación de un modelo energético social. Pero, como explicó el técnico “de allí veníamos, y a pesar de que hemos avanzado un montón seguimos teniendo una gran deuda, porque el objetivo del modelo sigue siendo un sistema energético federalmente incluyente que acompañe un proceso de reindustrialización y modernización económica”.

La siguiente exposición estuvo a cargo del viceministro de Economía, Axel Kicillof, quien expresó que “es importantísimo este encuentro de trabajadores del sector energético, y es importantísimo también darle continuidad, porque el gobierno se preocupa mucho por estas cuestiones. El sector de hidrocarburos básicos, que si bien es la madre de todo el sector energético es también donde más había calado la orientación neoliberal, es precisamente donde más problemas tuvimos. Por eso, hacer lo que ha hecho la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, con el caso de YPF -la expropiación del 51% del capital social de la empresa, que pasó a manos del Estado- es algo que requiere de mucho consenso social, y del 54% de los votos. En el sector de los servicios públicos, en particular del sector energético, y en particular en la producción primaria de hidrocarburos el desastre que hizo el neoliberalismo en Argentina fue total, fue un saqueo. El caso de Repsol probablemente sea el más visible porque si bien no es el único, fueron los que compraron YPF. Para revertirlo, yo creo que la decisión que tomó la presidenta cambió el tablero. En materia de energía hay que recuperar patrimonio, se ha hecho mucho, pero queda muchísimo por hacer. Sin ir más lejos Argentina era un país con petróleo y gas y hoy es un país al que le queda poco petróleo y gas disponible porque durante años de años no se ha hecho una sola inversión en exploración. Por eso más allá de la coyuntura política, lo que le puede dar continuidad a ese proceso indudablemente son los trabajadores y es aquí donde considero que es importante este espacio de intercambio y de generación de proyectos”.

El cierre de la jornada estuvo a cargo del secretario general de CTA; Hugo Yasky, quien se mostró algo preocupado respecto del rumbo del país pero con mucha expectativa por lo que se puede generar desde el sector sindical: “esta es una iniciativa muy importante, muy acertada y necesaria -dijo el dirigente- porque discutir el tema de la soberanía energética es discutir uno de los núcleos para reconstruir un sistema que el neoliberalismo destruyó. Ahora que estamos empezando a salir, a cambiar la matriz que aun existe, estamos a dos años de que esos mismos grupos que destruyeron el país tengan la posibilidad de recuperar el poder político. Estamos en una etapa más difícil de la disputa. Creo que es importantísimo lo que dijeron aquí: hay que generar una plataforma desde los trabajadores, para que la podamos asumir como FeTIA y para que la podamos asumir como Central”.

Otras voces

En el momento de la presentación de propuestas, varios delegados dieron cuenta de su entusiasmo y expectativas con el espacio que se abre en la Central. Tomás Ruiz Díaz, de SIATRASAG dijo que es necesaria esta intervención por parte de los trabajadores porque “a pesar de los avances de este gobierno sigue habiendo una matriz liberal. Nosotros buscamos un equilibrio, no la estatización total de la energía pero si que no sigan en puestos claves algunos actores de los ’90”. El dirigente, Daniel Cuenca, de Luz y Fuerza de Mar del Plata, expresó que el encuentro “es auspicioso y positivo, porque nos llevamos un panorama mucho más amplio de la situación del sector energético ya que cada trabajador pudo sumar su experiencia e intercambio”, en tanto que Alfredo Seydell, de Córdoba, dijo: “celebro este intercambio, el acceso que hemos tenido a toda esta información, y debate. Nos vamos a Córdoba contentos sabiendo que existe este espacio dentro de la CTA”. Además, Pablo Sánchez, del sector nuclear de ATE, planteó la necesidad de una capacitacion gremial y técnica para dirigentes y delegados y que celebró el encuentro “por lo que significa para los trabajadores energéticos estar nucleados en la FeTIA”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *