Por Pablo Waisberg. El dirigente minero, José Leiva, dialogó con Marcha acerca de la situación que están atravesando como trabajadores.

 

“¿Cómo no vamos a discutir participación en las ganancias de la Barrick?”, se pregunta José Leiva, quien en ocho años pasó de trabajar en una contratista que construyó los caminos para llegar hasta el proyecto Veladero, en San Juan, a liderar la Organización Sindical Mineros Argentinos (OSMA-CTA), que nació dentro de esa mina y, sin tener el reconocimiento del Ministerio de Trabajo, triplica en afiliados a la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA-CGT).

La pregunta de Leiva queda en línea con uno de los reclamos gremiales que la semana pasada ratificó el Consejo Directivo de la CGT, con Hugo Moyano a la cabeza, y al mismo tiempo es el cierre de un detallado análisis económico y productivo: “Este año, la Barrick va a tener mucha ganancia. En 2010 sacamos 1.120.000 onzas de oro y hasta octubre de este año ya llevamos unas 960.000 onzas. Si no tenemos aumento este año, vamos a parar la mina”.?Sentado en un sillón del hotel donde se reunió la Federación Internacional de Sindicatos de la Química, Energía, Minas e Industrias Diversas (ICEM, por sus siglas en inglés), Leiva no abunda en detalles innecesarios, pero a nadie escapa que la onza de oro llegó a los 1.400 dólares en 2010, cotizó 1.900 dólares en agosto pasado y se ubicó en los 1.700 dólares esta semana. En esos valores, que dan cuenta de sus amplios márgenes de ganancia, hay que buscar la explicación del sector minero para no alzar la voz, y apenas protestar por lo bajo, ante la decisión oficial de obligar a las mineras a liquidar sus divisas en el país, como ocurre con los otros sectores de la economía. La medida significó restablecer un decreto de 1964 y terminar con un privilegio que había sido concedido y quitado varias veces, pero que había dejado firme hace siete años el entonces presidente Néstor Kirchner.

 

-¿Por qué participó de la creación de otro gremio minero si ya existe uno?

-El problema nuestro son los accidentes. La preocupación de los mineros es la seguridad. En noviembre del 2006 hubo un accidente fatal en Veladero, se desbarrancó un camión y murieron dos compañeros. Ahí cambió la historia.

-¿Por qué cambió??

-No se encontraban los cuerpos y nos hicieron seguir trabajando. Habían cerrado el área donde estaban los cuerpos. A partir de eso empezamos a reunirnos, a hablar.

-Pero desde Barrick destacan su gestión en la prevención de accidentes.?

-Hace poco, la empresa festejó que llevaban dos millones de horas de trabajo sin accidentes ni pérdida de tiempo laboral pero no hablan de la presión arterial, de las hernias de disco o de los casos de silicosis. Lo que ocurre en Veladero es que hay muchos trabajadores despedidos que después se enteran que tienen silicosis ¿y de dónde salio esa silicosis si no fue trabajando en Veladero? No hay otra forma de tenerla que no sea trabajando en un lugar donde flotan micropartículas vidriosas que al respirarlas se clavan en los pulmones y van haciendo cicatrices que son irreversibles.

Leiva habla pausado. Parece que elige cada frase pero tal vez sea esa cadencia tan ajena a Buenos Aires, que implica tomar otros tiempos. Por eso, cuando completa la pregunta sobre por qué aquel accidente del 2006 cambió las cosas en Veladero uno tiene la sensación de que preparó el golpe con anticipación: “La Barrick Gold es una burbuja impenetrable pero cuando creamos el sindicato, le creamos un problema a la Barrick”.?Dos años después de aquel momento de quiebre, los trabajadores que se habían organizado por fuera de AOMA, el gremio enrolado en la CGT que dirige Héctor Laplace, intentaron presentar una lista de candidatos a delegados. Pero les pusieron “trabas”, según dice Leiva y no los dejaron participar. Muestra del rechazo de la empresa al gremio naciente es el despido que Leiva sufrió en julio del 2009, después de ser elegido delegado gremial. Fue reincorporado diez meses después por decisión de la Justicia laboral.?Intentaron inscribir a OSMA ante el Ministerio de Trabajo nacional, porque la minera asentada en Canadá tiene domicilio en la Ciudad de Buenos Aires, pero un juez sanjuanino aceptó las denuncias sobre firmas falsas de afiliados y se trabó el trámite. Entonces avanzaron por un camino lateral y –según los datos de Leiva- ya tienen “800 afiliados voluntarios que hacen aportes voluntarios” para sostener al nuevo sindicato contra los “300 afiliados de AOMA”. En la mina trabajan unas 1.500 personas.

-¿La empresa reconoce al nuevo sindicato??

-En Barrick se hicieron dos paros. El último fue a fines de 2009 y fue en medio de la negociación salarial que, pese a no tener la personería gremial, hicimos nosotros. Eso fue por presión de la gente. Pedíamos un 25 por ciento y conseguimos 23 por ciento de aumento. Y este año la empresa va a tener mucha ganancia. Por eso si no tenemos aumento vamos a parar la mina. Falta una asamblea para definir.

-¿Cuál es la escala salarial de los mineros??

-En Barrick tenemos un sueldo inicial de 5.200 pesos, que es lo que cobra un conductor de un camión “fuera de ruta”, y el promedio salarial está en los 6.500 pesos. Los sueldos más altos, como los de los perforistas, que son los que hacen los agujeros para dinamitar la roca, están entre 7.500 y 8.000 pesos.

-Las críticas a la minería a cielo abierto se concentran básicamente en dos ejes: el medioambiental y el bajo nivel de tributación en relación con otros sectores y con el nivel de ganancias.?

-Nosotros no hablamos del medioambiente porque de eso tiene que hablar el Gobierno. Es cierto que algunos compañeros pasaron de cobrar 1.200 a 5.000 pesos y les cambió la vida en términos económicos. En cierto modo le fue bien a la provincia pero podría irle mejor. Tenemos emergencia hídrica ¿y por qué no le vamos a sacar a la Barrick lo suficiente para solucionar eso?

-Pero ¿cree que se puede hacer minería a cielo abierto??

-Se puede, pero a menor escala y bajo controles estrictos que hoy no se hacen. Eso es un tema político, que incluye el control a las empresas.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *