El sector sindical debe tener un papel clave y tratar de influir en las decisiones del Gobierno que tienen que ver con este panorama. Y reclamar más agresividad en las negociaciones, sobre todo ante un socio tan grande y poderoso como China. “Queremos llevar propuestas en la búsqueda de soluciones, no quedarnos en la queja”, señaló el secretario adjunto de la CTA y titular de la FeTIA y del Sindicato del Neumático, Pedro Wasiejko.

“En esta etapa de gobiernos populares en varios países de nuestra región –gracias sobre todo a los mejores ingresos, en especial en los países más grandes como Brasil y Argentina- y a la vez un escenario de crisis internacional, se observa que América del Sur asume un rol protagónico mucho más importante que antes, cuando éramos algo marginal”, expresó Pedro Wasiejko.
“Se reconstruyen o se fortalecen aparatos productivos, y en ese marco emerge China, una relación que debe aprovecharse en forma inteligente porque está claro que es negativo un vínculo que sólo descanse en vender materias primas e importar productos de alta tecnología. Si bien con diferencias grandes porque China no domina a nuestras elites locales- eso ya lo vivimos con Gran Bretaña” agregó.
“Esta vez hay margen para otras políticas. Una oportunidad de relacionarnos de otro modo, aprovechando la necesidad china de alimentos y proteínas, de alimentos elaborados, no sólo commodities sino bienes con valor agregado, como ya sucede con nuestras ventas de vino y otros productos biotecnológicos o de genética animal. Para dar ese salto necesitamos trabajar junto con Brasil, con Mercosur y con la región. Esa nueva vinculación permitiría que la relación con China no produzca un daño irreversible al desarrollo local”.
“El tema crítico son las industrias maduras, metal-mecánica, siderúrgica, automotriz, que podrían sufrir si no se trabaja con prudencia y consenso con China. En cambio, si por ejemplo, para citar el caso del litio, trabajáramos de acuerdo con Bolivia y con China en los autos del futuro, habría posibilidades de desarrollar más nuestra industria. China ya se perfila como el primer productor de autos del mundo, y para Argentina y Bolivia un acuerdo así para la fabricación local de esas baterías sería un polo de desarrollo”.
“En lo laboral –enfatizó el sindicalista- ya vemos algún impacto que puede preocupar, en autopartes, en neumáticos, por ejemplo. Productos que vienen de China fabricados por multinacionales ya no son tan competitivos vía costo salarial, porque ellos mejoraron mucho, por ejemplo en siderúrgica, alta tecnología, químicos. Pero productos fabricados por firmas chinas masivamente (que a veces los commoditizan, vendiendo por toneladas) sí puede ser un problema”.
“En ese sentido –subrayó- desde la CTA siempre tuvimos vínculos con la Federación Nacional de sindicatos chinos, sea en la órbita de la Organización Internacional del Trabajo o en forma directa, en viajes entre nuestros países” “Creo que hay muchas oportunidades de mejorar la relación. La crisis internacional, por otro lado, ha llevado a que países industrializados como Alemania o Japón busquen una salida haciendo más transnacionales a sus empresas y proveyendo de insumos a los BRICS, entre ellos a Brasil y China”, enfatizó.
“Eso para Argentina abriría la posibilidad de encarar modelos cooperativos (como los que cité en torno al litio), pero con inteligencia en el diseño de políticas. Cuando el grupo Pescarmona fue a China a competir por represas hidroeléctricas no pudo afianzarse por falta de apoyo desde aquí, fue débil su propuesta por encarar eso por sí solo. Debemos aprender a trabajar con mayor integración y visión de futuro sobre cómo aprovechar la potencialidad que tiene la relación que venimos gestando con China”.
“Finalmente, debemos saber que la relación vía soja no durará para siempre. Las previsiones poblacionales y de desarrollo chinas dan cuenta de un freno a largo plazo en esa demanda. Debemos prepararnos entonces para dar ese giro en el tipo de vínculo con China, ofreciendo productos donde Argentina pueda mostrar ventajas”, concluyó el secretario general de la FeTIA.
Fuente: agradecemos a Néstor Restivo y a la revista DANG DAI, de intercambio cultural Argentina-China.

Pedro Wasiejko es Secretario Adjunto de la CTA -donde además lidera la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (FETIA)- y es titular del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (SUTNA)

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *