BAE también habló con Pedro Wasiejko sobre el conflicto en Fate y el peligro de los despidos. Más, para el Secretario General de la FeTIA, detrás de estas medidas se esconde la flexibilización laboral aprovechando una crisis del sector automotriz autoinfligida.

 

Por Luis Autalan para BAENegocios

La principal fábrica de neumáticos del país, Fate, presentó ante el ministerio de Trabajo una solicitud de Procedimiento Preventivo de Crisis. En la misma adjuntó un informe sobre su situación económica donde planteó la posibilidad de despedir a 430 empleados. Dentro de esa coyuntura más que delicada en las esferas sindicales también remarcan que el escenario abre las puertas para el avance de la flexibilización de convenios de trabajo, “sin lugar a casualidades” y en el nombre de la baja de rentabilidad.

Entre las herramientas que baraja la compañía para afrontar la crisis consta la reducción de turnos de labor como también la suspensión de actividad durante los fines de semana. Tanto la baja de producción de vehículos, que registra caída libre desde 2015 a la fecha de 900.000 unidades a 420.000 el año pasado, sin expectativa de mejora para el corriente, como la apertura de importaciones son factores preponderantes para considerar parte de la situación.

Desde la CTA de los Trabajadores, el ex titular del sindicato del Neumático (SUTNA) Pedro Wasiejko consideró ante la consulta de BAE Negocios que “la situación de Fate es gravísima“, pero que la misma no se resume a los despidos. En ese plano aseguró que detrás de las cesantías el paso inmediato es aplicar el formato de otra reforma laboral. “La traza principal que incluye la situación es incrementar la productividad avasallando legítimos derechos de los trabajadores no descubriremos nada nuevo, lamentablemente algunas estrategias son de manual“.

La producción de vehículos está en caída: en 2015 fueron 900.000 y el año pasado, 420.000

No se tiene en cuenta, a criterio de Wasiejko, las consecuencias de la apertura de importaciones para la caída de ventas y producción. “La caída del sector automotriz es indisimulable va 900.000 vehículos en 2015 a los 420.000 del año pasado. Para el corriente las estadísticas todavía pueden ser peores“, resaltó el ex titular del Sutna.

El caso de Fate se suma al de Imperial Cord en Gualeguaychú, Entre Rios, que años atrás contaba con casi 160 trabajadores, donde quedan 8 empleados y sin producción, o la multinacional Pirelli que desde su condición de empresa global asimila la crisis con un impacto menor “pero inocultable también”, resaltó el dirigente sindical a este diario. Dentro de su análisis Wasiejko separó tantos respecto al FMI y su programa regional de ajuste “no nos soprenden las pautas establecidas por ese organismo pero la vocación del Gobierno respecto a aplicar políticas de este tipo estaba a la vista de todos antes de que endeudaran otra vez a nuestro país como lo hicieron“.

El desguace de la industria nacional que se aprecia en todas las evaluaciones privadas u oficiales remarca esta crisis que, como suele exponer la CTA de los Trabajadores, “tiene mucho de autoinflingida”.

A la fecha Fate cuenta con 1.650 empleados bajo convenio. Su planta industrial en la localidad de San Fernando, tiene una capacidad productiva de más de 5 millones de neumáticos por año y es proveedora de Peugeot, Renault, Volkswagen, Ford y Mercedes Benz, entre otras.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *