Como resultado de la última negociación colectiva del sector, las empresas acordaron incorporar mujeres a sus diferentes líneas de fabricación en los próximos dos años.

 

En el mundo del trabajo quedan pocos espacios “exclusivamente” masculinos. Ahora el cambio llegó también a las fábricas de neumáticos, que acaban de comprometerse a incorporar mujeres a su línea de producción, una tarea que –hasta ahora– estaba sólo reservada a los hombres.

En la última negociación colectiva del sector, las empresas Pirelli, Fate y Bridgestone acordaron con el Sindicato Unico de Trabajadores del Neumático Argentino (Sutna) la contratación de personal femenino para cumplir tareas en la línea de producción de sus plantas. Para eso, se sumó una cláusula de género en la que las compañías aceptaron tomar medidas que posibiliten la participación efectiva de las mujeres en la industria del neumático durante el plazo de dos años.

 

Con todo, la cláusula no incluye un porcentaje o una cantidad determinada de mujeres que se deberán incorporar a las plantas. “Toda la discusión la llevamos adelante con la idea de que haya un número, pero después, como no se terminaba de concretar, votamos que hubiese un compromiso formal de las empresas. Y todas se comprometieron”, explicó a El Cronista Pedro Wasiejko, titular del sindicato.

En la Argentina hay cerca de 3200 empleados que trabajan en la línea de producción de las plantas de las empresas Fate, Pirelli y Bridgestone. Son todos hombres. Su salario promedio es de $ 8500 mensuales. Para las mujeres, la inclusión en actividades no tradicionales –especialmente en el sector industrial– es una forma de acceder a mejores salarios. Es que en la mayoría de los casos, los trabajos “masculinizados” corresponden a las actividades de más desarrollo tecnológico y mayores remuneraciones. Según un informe del Centro de Estudios Mujeres y Trabajos (Cemyt), los salarios mensuales de las mujeres están un 25% por debajo del ingreso de los varones.

“La idea de la empresa es avanzar con esto. En una primera etapa, podríamos incorporar entre 20 y 30 mujeres dentro de la planta”, señaló Santiago Marina, gerente de relaciones laborales de Fate. La compañía cuenta con una planta en San Fernando, provincia de Buenos Aires, con una capacidad productiva que supera los cinco millones de neumáticos por año y donde trabajan 1450 operarios –todos hombres– en la línea de producción. En la fábrica ya se está avanzando con las obras para adaptar el predio a la presencia femenina, como la construcción de nuevos baños y vestuarios. “Tenemos que ir preparando la planta, que fue pensada para trabajadores masculinos y definir qué tareas pueden ser desarrolladas por mujeres. Tenemos empleadas en otras áreas de la compañía, como mejora continua, organización de la producción o laboratorio, pero no en producción. En otras plantas, en el mundo, ya se incorporaron mujeres”, destacó el ejecutivo de Fate. Uno de los ejemplos es Brasil.

En los últimos años, en la Argentina las mujeres fueron ganando espacio en industrias que antes les estaban vedadas, como la automotriz o la minería.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *