En un fallo de gran impacto en los medios judiciales y sindicales, el Tribunal de Trabajo Número 2 de Morón resolvió la reincorporación del dirigente y trabajador Jesús María Guerra a la empresa Aceros Borroni. Este fallo ejemplar reinstala en su puesto de trabajo a un militante sindical que fuera despedido siendo Secretario de Asuntos Gremiales de la CTA y candidato a cargos electivos de la CTA regional y de la FeTIA.

Mientras diferentes fuentes señalan que la empresa estaría dispuesta a desobedecer el fallo, su incumplimiento  llevaría a hacerse cargo de diversas multas por incumplimiento, incurriendo además en el delito de desobediencia, tipificado en Código Penal (artículo 239).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *