ledesma

En el día de ayer trabajadores de la finca El Talar, en el departamento jujeño de Santa Bárbara, visitaron la sede de la FeTIA en capital para transmitir el conflicto que sostienen con el Ingenio azucarero de los Blaquier, en Jujuy.

Fueron recibidos por el Secretario General de la Federación, Pedro Wasiejko, acompañado por Eduardo Menajovsky, también de la Mesa de la FeTIA y Marcelo Mena, secretario general de ASIJEMIN (mineros de San Juan).

Los trabajadores jujeños llevan adelante una protesta desde los primeros meses del año, con acampe frente al canchón de la empresa, por la profundización del conflicto que genera el trabajo eventual y las irregularidades en la tercerización que el ingenio Ledesma contrata con agencias de empleo desde hacer más de 14 años.

En este caso se trata de la empresa subcontratista Adecco, quien no respeta la legislación laboral vigente y viola acuerdos pactados en paritarias en 2011 y 2013 entre la compañía y el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar Ingenio Ledesma (SOEAIL).

Adecco incurre en acciones reiteradas en perjuicio del trabajador eventual: falta de pago en tiempo y forma de las liquidaciones, algunas cobradas a más de 45 días de la baja-, desconociendo este tiempo transcurrido en perjuicio del trabajador. La falta de firmas de contratos, altas, bajas; de seguros de vida y declaraciones impositivas, así como la falta de los aportes retenidos en cada cobro. Adecco no entrega comprobantes de recibo, de conformes de trabajos diarios en cuanto a tareas y cantidad de horas. No paga feriados nacionales, días de donación de sangre, de licencias legales y pagas como por casamiento, nacimientos y fallecimientos. Todos estos atropellos acompañados con amenazas constantes para intimidar y presionar para que el trabajador no proteste.

Éstas y otras graves irregularidades se hacen sin duda con la complicidad de la empresa Ledesma, cuyo dueño, Carlos Blaquier, no olvidemos, es el principal imputado en dos causas por secuestros, tomentos y homicidios cometidos durante la última dictadura cívico-militar.

La empresa de Blaquier, discrimina a los trabajadores contratados cuyas condiciones de trabajo son inferiores a las de los trabajadores de planta, no tienen los mismos derechos ni cobran igual salario cumpliendo las mismas funciones. Ejerce presión laboral al personal contratado por parte de los capataces de la empresa, algunos pretendiendo someter al punto de la esclavitud, como esta empresa lo hizo hasta hace pocos años. Los excesos verbales denigrantes, racistas y xenófobos por parte de las autoridades en general del ingenio, son comunes, tanto dirigidos a trabajadores de planta como subcontratados.

El Ingenio Ledesma, en definitiva, no se hace cargo de las irregularidades cometidas por la empresa subcontratada Adecco, no reconoce los acuerdos firmados en paritarias con el sindicato en cuanto a la incorporación del personal contratado a su planta y amenaza constantemente a los trabajadores para que impedir su agremiación.

Los compañeros manifestaron que éstas son algunas de las tantas irregularidades cometidas por ambas empresas en perjuicio del trabajador. Todas éstas fueron desencadenantes del conflicto que se vive hoy en El Talar y a la fecha la única respuesta de la empresa Ledesma es pedir el desalojo del acampe a las autoridades.

Wasiejko, manifestó la solidaridad en nombre de la FeTIA y el compromiso de iniciar acciones comunes que ayuden a destrabar el conflicto y obligue a la empresa a respetar el convenio y la dignidad de los trabajadores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *