Comercio-CTA.-La multinacional Cencosud anunció inversiones millonarias en Argentina con apertura de 27 nuevas bocas en el país, sin embargo puertas adentros está llevando a cabo una agresiva reducción de personal y aumento de las condiciones de precarización y explotación según denuncian trabajadores y delegados gremiales de una decena de sucursales ubicadas en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires.

“Las sesiones de apriete para que el personal “arregle” y se vaya se repite a diario en Jumbo, al que no arregla lo echan y se rumorea que en marzo va a seguir” comenta Lucas Ferreira, trabajador de la sucursal Tronador donde ya despidieron 9 trabajadores en las últimas dos semanas, en Jumbo Pilar fueron 8, algunos con 20 años de antigüedad. Jumbo Palermo y Escalada siguen en la lista que alcanza a otras sucursales incluyendo trabajadores de cargo medio.

Lidia Brito, delegada de la sucursal Jumbo Palermo –enfrentada con la conducción del sindicato- recibe a diario denuncias de despidos y maltrato, la última tiene que ver con dos trabajadoras de la sucursal Jumbo Escalada, despedidas sin mayores motivos que haber elevado una nota por mejores condiciones de trabajo.

En la sucursal Puerto Madero los abusos llegan al punto en que la delegada puesta a dedo desde el gremio, tomo del cuello a otra trabajadora porque “andaba reclamando boludeces”.

La empresa lo sabe, lo ve, lo incita, lo encubre, lo financia.

EL CASO JUMBO ESCALADA

Mariana Bartozzetti y Gisela Aquino trabajaban en la sucursal que la empresa posee en Cruz y Escalada de la Capital Federal. Fueron despedidas sin causa hace unas semanas.

No tenían los elementos de trabajo ni el uniforme con los talles apropiados. Cuando Gisela le planteó el tema a la delegada ella le respondió “que bajara de peso así le iba a entrar el uniforme”.

Frente a la inercia de los delegados Gisela y Mariana resolvieron redactar un petitorio y elevarlo a la gerencia con la firma de medio centenar de trabajadores, pero los responsables del sector se comprometieron a resolver los problemas que planteaba el escrito y así lo hicieron, sin embargo este logro colectivo irritó al cuerpo de delegados que a partir de esa nota comenzó una campaña difamatoria contra las trabajadoras que culminó con el despido de ambas.

“Jamás tuvimos un conflicto con nadie. Incluso hacía las obras de teatro para el día del niño para los hijos de mis compañeros de trabajo, todo esto auspiciado por Jumbo” cuenta Mariana Bartozzetti y se sincera: “Siempre tuve una buena relación con mis compañeros de trabajo y jefas, pero un día cansadas de no tener los elementos de trabajo necesarios para trabajar, junto a mi compañera Gisela Aquino, decidimos hacer una carta pidiendo una entrevista con el gerente Gustavo Arce, solicitando sillas, posnet, cambio de cinta transportadora, scanners, todas estas falencias estaban en conocimiento de control cajas y de los delegados pero no hacían nada…”

Mariana llevaba 7 años en esa empresa como trabajadora del sector Cajas, además hace teatro para niños y es madre de cuatro hijos.

«Decían que éramos de una lista opositora, que los queríamos sacar, que no éramos nadie, que el gerente nos quería echar y ellos frenaron telegramas de despidos, por lo que decidimos enfrentar al gerente quien nos negó rotundamente que manejaran tal posibilidad».Relatan las trabajadoras.

Casualidad o no, en medio de esta situación de acoso constante, la salud de Gisela Aquino acusó un profundo stress mental por lo que el pasado 16 de enero le dieron licencia psiquiátrica durante un mes, el 18 de enero luego de volver de su franco doble se comunicó con la empresa para informarle su situación a sus superiores inmediatos que la derivaron con el médico laboral de la firma.

“El médico laboral de la firma me preguntó telefónicamente lo que decía el certificado y los días de licencia que me otorgaban, este me dice que le acerque el certificado antes de las 12 del mediodía, pero a la media hora me llamaron de Jumbo para decirme que no presentara el certificado, que la empresa la iba a notificar para mandarme a una junta médica, entonces decidí acercarlo personalmente, llegué 11.45 hs. pero el médico laboral ya no estaba y el enfermero a cargo me dijo que tenía órdenes de no recibirme ningún certificado, que espere en mi domicilio para que me manden a una junta médica”.

Inmediatamente la empresa disparó un telegrama de despido sin causa que le llegó al día siguiente, dos días despúes despidieron a Mariana.

El cuerpo de delegados de Jumbo Escalada lleva más de dos décadas de mandato por el beneficio de la lista única, entre sus cuatro integrantes se destaca la presencia de Eduardo Wlasiuk, Secretario de Administración de la comisión directiva del SEC que preside el empresario Armando Cavalieri.

“Todo el mundo sabía de la carta, aunque los delegados Redruello y Cosnard nunca más volvieron a hablarnos, nos mandaban a decir que nos quedáramos en el molde y no hiciéramos nada más, nuestros compañeros nos comentaban cosas que ellos decían, como que estábamos en una lista para echarnos y que no iban a parar hasta dejarnos sin trabajo”.

Hecho que finalmente sucedió hace tres semanas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *