Unidad en la Acción.

Los empleados de comercio nucleados en la CTA creemos en la necesidad de conformar, fomentar y consolidar un espacio plural donde los trabajadores del comercio puedan organizarse, ponerse de acuerdo y tomar decisiones en conjunto que permitan mejorar las condiciones de trabajo y de vida de los empleados de comercio del país.

Es por ello que junto a un grupo de compañeros delegados, activistas o simplemente empleados de comercio decidimos iniciar un camino en conjunto, sobre el razonamiento que: para luchar por nuestros derechos como trabajadores y conseguir nuevas conquistas, es imprescindible una organización que implemente nuevas formas de representación, que podamos controlar y dirigir los trabajadores; basada en el método de la democracia directa.

Es por eso que decidimos formar parte de la creación de un Frente de Empleados de Comercio (F.E.C) con compañeros que si bien forman parte de CGT, entendemos que la unidad en la acción es fundamental al momento de abordar un plan de lucha serio, preservando la fuente de trabajo ante la precarización, el abuso patronal y la violencia laboral que sufren los empleados de comercio.

Nos integramos al F.E.C porque se pretende fundarse independientemente de su sexo, edad, nivel educativo o académico, credo religión y orientación ó ideología política; haciendo eco de sus legítimos reclamos, necesidades e inquietudes dentro del ámbito laboral y social.

Porque como parte del F.E.C nos comprometemos con el llamado a la unidad de todos los empleados de comercio del país, a la participación organizada en la vida sindical y social para desarrollar una organización sobre la base de los principios de unidad, solidaridad, transparencia y efectiva democracia sindical, recurriendo al análisis objetivo, a la crítica constructiva y a la libre expresión.

Promoviendo el respeto a las diferencias, a la necesidad de la elaboración colectiva y a la creación de mecanismos de control y organización que eviten la burocratización de los compañeros electos.

Asumiendo la defensa de la fuente de trabajo, de la estabilidad laboral y de un salario digno, así como también luchar por mejorar las condiciones de trabajo, seguridad e higiene y medicina laboral.

La condición obsoleta del convenio 130/75 ha abolido la dignidad del trabajador mercantil, permitiendo que un repositor externo en cualquier góndola del país tenga que trabajar un año para ganar lo que percibe por su trabajo la agencia de ‘empleo eventual’ que figura en su recibo de sueldo.

Una situación similar atraviesa el personal que se encarga de la limpieza, los repositores externos y trabajadores y trabajadoras de promoción ya que carecen de representación gremial y de convenio de trabajo que los contenga específicamente.

Los repositores externos y promotores/as, que reponen o promocionan productos de las grandes empresas, pero no son ni empleados de dichas empresas ni de los hipermercados o supermercados, a pesar que hacen tareas específicas de estos últimos, no tienen lugar fijo de prestación de tareas, debiendo trasladarse de sucursal a sucursal en forma permanente. Obrando esta ‘inestabilidad’ como excusa para negarles representación por parte de la dirigencia sindical y como causal de ‘negativa de ingreso’ por parte de la empresa cuando el trabajador formula su intención de organizarse gremialmente.

Los empleados de comercio organizados en CTA concebimos a la participación en nuestras organizaciones gremiales como algo fundamental, ya que creemos que es el ámbito natural y más apto donde debemos dar la pelea para conseguir reivindicaciones y hacer valer nuestros derechos.

Comercio CTA, tiene tres pilares: Empleo decente, Igualdad e Inclusión, Libertad y Democracia, es lo que nos moviliza cada día, es lo que tenemos para aportarle al Frente Empleados de Comercio.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *