El Convenio 190 contra la Violencia de Género y Acoso Laboral se aprobó este viernes, en el cierre de la Conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, con 439 votos a favor, 7 en contra y 30 abstenciones.

Además, la recomendación complementaria para enfrentar la violencia y el acoso en el lugar de trabajo se aprobó con 397 votos a favor, 12 en contra y 44 abstenciones. En ese contexto, la posición de la UIA aparece como “retrógrada”, tal como la definió el titular de la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL), Matías Cremonte, quien participó en la reunión de la OIT en nota para Laboralistas.net.

Se trata del primer estándar normativo internacional para frenar el acoso y la violencia en el mundo del trabajo. Si bien ninguna norma, por si sola, erradica un problema social, a nadie escapa que su aprobación es un punto de partida indispensable que tiene efecto jurídico sobre millones de trabajadoras y trabajadores.

Es de lamentar que el empresariado vernáculo no se destaque por su apego a las normas que protegen el trabajo digno”, enfatizó Cremonte para acotar que “es probable que presenten este tema como lo hacen con los accidentes de trabajo colocando el acento en la litigiosidad en vez de resaltar la prevención”.

Pedro Wasiejko, Secretario General de la FeTIA, en el mismo sentido expresó: «lamentable y vergonzosa la posición de los empresarios locales. Mientras los trabajadores y las trabajadoras del mundo festejan este avance «elemental» en el siglo XXI, se afianzan en su posición decimonónica anti derechos y anti obrera.«

El Convenio, que sirve para hacer frente a las situaciones de violencia y acoso en el mundo del trabajo, tuvo en Ginebra su segundo año de doble discusión, en el marco del diálogo social, con sesiones entre grupos de trabajadores, grupos de empleadores, y asamblea tripartita con los Estados Miembros. Si su aprobación fue posible este año es porque viene precedido de un arduo trabajo de las centrales sindicales y representa un triunfo rotundo de la clase trabajadora organizada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *