La organización de los trabajadores es la única valla para que no se implementen estas políticas de ajuste

El Asesor Jurídico de FeTIA (Federación de Trabajadores de la Energía, Industria, Servicios y Afines) y presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas, León Piasek, afirmó que un Código de Trabajo unificado, como impulsa Héctor Recalde, debe comprender reformas en la ley sindical y algunas normas del Código Civil y Comercial.

Piasek afirmó que la posibilidad de sancionar un Código de Trabajo unificado -como se impulsa desde algunos sectores del oficialismo ligados al diputado Héctor Recalde- necesariamente debe comprender “una reforma de la ley sindical que asegure la democracia”, además de “revisar algunas normas del nuevo Código Civil y Comercial que desprotegen a los trabajadores”.
Reconoció que existen diversos movimientos tendientes a conseguir este año la unificación de la legislación del trabajo, pero advirtió que sin embargo “no forman parte de la agenda de ningún órgano oficial y su sanción fue desmentida por el ministro de Trabajo (Carlos Tomada)”. Además insistió que se trata de una iniciativa que “no puede ni debe concretarse de espaldas a los actores del mundo del trabajo”.
Aun sin señales oficiales, un grupo de abogados ligados a algunas líneas del gobierno se reunirán en Rosario al 9 de abril a los fines de avanzar en un anteproyecto de reforma. Por ahora sin un respaldo político claro, no hay indicio de si se trata de una mera compilación ordenadora de la legislación ya sancionada, o sí efectivamente se avanzará en una reforma integral.
“Muchos laboralistas han esbozado ideas en relación a integrar una legislación que hoy está dispersa. Y eso es positivo. Sin embargo, un Código de Trabajo como tal debe ser una verdadera reforma y no una mero ordenamiento parcial, que ya se ha hecho con el Digesto Jurídico. Y requiere, necesariamente, que se debata del modo más amplio. La Asociación de Abogados Laboralistas, por ejemplo, no ha debatido todavía esta codificación”, puntualizó Piasek.
El asesor de FeTIA afirmó que no es posible concebir un Código de Trabajo “sin una reforma de la ley de asociaciones sindicales que garantice la democracia, la libertad sindical y la tutela amplia de los derechos colectivos, en especial del derecho a huelga”, pilares del modelo sindical del peronismo ortodoxo.
“Sobreviven normas laborales heredadas de la última dictadura militar en la Ley de Contrato de Trabajo que exigen una derogación, como también la Ley de Riesgos de Trabajo y la Ley Antiterrorista, que introduce sanciones de naturaleza penal a los trabajadores que luchan por sus derechos”, agregó.
En ese contexto, Piasek advirtió una línea de reflujo en materia de interpretación de la ley laboral que se expresa, especialmente, en los últimos fallos de la Corte Suprema de Justicia, que hasta un par de años “se destacaba por la defensa de los derechos sociales, laborales y humanos”. Y afirmó que esa misma línea de intervención regresiva se ha manifestado en las normas laborales del Nuevo Código Civil y Comercial cuya redacción fue dirigida por Ricardo Lorenzetti, el titular de la Corte.
Entre las modificaciones que aparecen naturales para la sanción de un Código de Trabajo, el presidente de AAL afirmó que “hace falta debatir la estabilidad en el empleo sin distinguir si se trata de empleo público o privado; debatir un verdadero régimen de solidaridad en las relaciones laborales triangulares o tercerizadas; e introducir un criterio preventivo en materia de enfermedades y accidentes laborales”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *