Sharon Burrow, Secretaria General de la CSI enfatizó “la urgente necesidad de poner un piso de dignidad debajo de todos los trabajadores”.

Diversos líderes mundiales expresaron su fuerte apoyo a la OIT cuando celebra su 100.º aniversario en la Conferencia Internacional del Trabajo. La Conferencia – la 108.a reunión de la CIT – está dedicada especialmente al futuro del trabajo y aborda además la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

Sólo algunos párrafos que definen, a nuestro entender, el contexto en que la OIT celebra sus 100 años: su Director General, Guy Ryder, declaró que el mundo del trabajo enfrenta los cambios “más profundos y transformadores” observados en 100 años, y urgió a los delegados de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) a asumir su responsabilidad para hacer frente a este “desafío decisivo”.

Guy Ryder, habló durante la sesión de apertura de la reunión del centenario de la CIT en Ginebra, en la cual participan cerca de 6.000 delegados – representantes de gobiernos, y de organizaciones de trabajadores y de empleadores de los 187 Estados.

Dijo además que: “las incertidumbres e inseguridades de nuestro tiempo […] ponen de manifiesto cuán fundamental es la realización de la justicia social para la estabilidad y la paz, y la importancia vital del acceso al trabajo decente para el progreso del bienestar humano”.

El Director General destacó que la CIT del centenario está dedicada al futuro del trabajo y el de la OIT. “Se trata de abordar los problemas que más preocupan a las personas, en un momento en que consideran urgente obtener respuestas y acciones, y cuando nuestra capacidad colectiva para ofrecerlas está siendo cuestionada. En un momento en que las personas parecen sentir la necesidad de retomar el control de sus vidas”.

Por su parte Sharon Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional (CSI) fue más clara y precisa: enfatizó “la urgente necesidad de poner un piso de dignidad debajo de todos los trabajadores, y agregó “esto es responsabilidad de todos nosotros”.

“Nos encontramos, temo, a un paso de una era de ira. Producto de la frustración y la falta de esperanza, cuando el contrato social sigue erosionándose, nuestro desafío consiste en reafirmar, reforzar y renovar el contrato social”.

En contraposición, en representación de los Empleadores, Roberto Suarez Santos, Secretario de la Organización Internacional de Empleadores, aseveró a los delegados que “el futuro nos ofrece más oportunidades que nunca antes. Millones de trabajadores, individuos y empresas tendrán un acceso sin precedentes a la educación, las competencias y las relaciones comerciales”.

“Si maximizamos los beneficios de estas nuevas oportunidades, un número aún mayor de personas podrá salir de la pobreza. No debemos frenar el futuro y responder desde el miedo. Tenemos que tener presente que si restringimos la iniciativa empresarial, no sólo perjudicaremos los futuros empleos, sino también la creatividad, la innovación y la prosperidad”.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *