DISCURSO DE PEDRO WASIEJKO EN EL PLENARIO NACIONAL DE LA CTA
30 DE Noviembre del 2011

Con la decisión de realizar el Plenario Nacional de la CTA en Argentinos Juniors nuestra central está dando cumplimiento a lo resuelto en el Plenario de Mesa Nacional del jueves 30 de junio, que se realizó en el campo recreativo de APA y en base a los debates y resoluciones de los encuentros que se realizaron posteriormente en plenarios regionales y sectoriales.

 

Las ideas de justicia social que convocaron a millones por varias generaciones siguen vigentes hoy, como lo estuvieron ayer y seguirán estando mañana. Esta historia está en la esencia de nuestra central y en nuestro compromiso, que volvemos a ratificar, de seguir en esta lucha que no tendrá fin hasta que acabe la explotación del hombre por el hombre y acaben los males del capitalismocomo la miseria, el hambre y la guerra.

Es imposible y sería mezquino negar el importante papel que jugó, juega y jugará nuestra central en nuestro país yen la región. Es la central de la resistencia a la políticas neoliberales impulsadas por los gobiernos de la democracia condicionadas a la salida de la dictadura militar por los factores del poder económico, local e internacional, por los intereses mediáticos, religiosos y políticos que son los factores que más actuaron para destruir a nuestro país, a nuestro pueblo y a nosotros como clasetrabajadora y hoy lo siguen haciendo.

Por eso, cuando una inmensa mayoría creía que no se podía resistir nosotros resistimos, decidimos que no todo estaba perdido. Decidimos fundar la CTA, la Marcha Federal, el Plebiscito por el Seguro de Empleo y Formación, la marcha por el acero, la lucha contra las privatizaciones del sistema de jubilaciones y todas la otras empresas públicas de la década nefasta de Menem y Cavallo, la lucha por la democracia y la libertad sindical, la Asignación Universal por Hijo.

La presencia y la acción de la CTA en estos 20 años fue gravitante para avanzar en todos estos temas. Se modificó la agenda social de nuestro país, que la imponía el enemigo. Cualquiera que haya seguido de cerca lo que decían los medios de comunicación, muchos dirigentes sindicales y la inmensa mayoría de políticos importantes y de todos los colores en esos años saben que la CTA, en articulación con otras organizaciones del campo popular fueron las fuerzas que permitieron generar las condiciones para que se puedan dar los cambios que estamos viviendo y protagonizando en esta etapa.

La lucha contra el ALCA y el apoyo a los procesos de integración regionales como el Mercosur y la Unión Sudamericana nos tuvo y tiene como protagonistas junto a centrales sindicales hermanas como la CUT de Brasil, el PIT, la CNT de Uruguay, apuntalando los tiempos de cambios políticos en la región.

Los trabajadores hemos visto y vivido como el contexto mundial, el regional y el nacional ha favorecido económicamente a nuestro país y a la región con un importante crecimiento económico que significo la inclusión de 4500000 puestos de trabajo, la mejora en la distribución del ingreso y, fundamentalmente, en las medidas que mejoraron la situación de los mas débiles que son los niños y los mayores.

Está claro que falta y que falta bastante: tenemos casi 4000000 de trabajadores en condiciones laborales de irregularidad e ilegalidad, hay millones todavía en la pobreza y cientos de miles en la indigencia.

Es también cierto que tenemos que luchar por un desarrollo sustentable desde el punto de vista humano, ecológico y productivo y también desde la promoción de la ciencia y tecnología al servicio de estas premisas. La inclusión social y los derechos básicos como la educación, la salud, la vivienda y el trabajo deben ser parte fundamental del desarrollo sustentable. También tenemos que continuar la lucha contra cualquier forma de discriminación asumiendo plenamente las cuestiones de género, de juventud, de minorías sociales y sexuales. Y también la actitud hacia los nuevos actores sociales, producto de una clase obrera fracturada que nos tiene como innovadores al momento de integrarlas plenamente a la central con plenos derechos, sabiendo interpretar claramente los límites de un modelo sindical caduco, que solo representa, y a medias, a los que tienen Convenios Colectivos.

Los planteos de democratización en los lugares de trabajo nos tiene impulsando las Comisiones Mixtas de Seguridad e Higiene en el trabajo y se verifica poco a poco en su incorporación en los convenios colectivos. La participación en los directorios de las empresas públicas y privadas nos tiene como abanderados y no solamente cuando los trabajadores tienen una parte de las acciones sino en todos los casos. Somos nosotros los que producimos la riqueza y los trabajadores son el mejor capital de estas empresas, sean públicas o privadas.

El derecho a que los militantes sindicales de organizaciones simplemente inscriptas no puedan ser despedidos sin causa también es un logro claro de la CTA. Hoy en día es evidente el cambio en la justicia laboral y reiteramos la necesidad de la personería para la CTA y las innumerables organizaciones simplemente inscriptas como UALA (pilotos de austral), los trabajadores de Salto Grande así como tantos otros.

¿Quién puede negar que estas acciones permiten avanzar en serio en la democracia y en la libertad sindical y limita el poder de la dictaduras de las empresas en los lugares de trabajo y de sus cómplices de las burocracias sindicales?

La lucha contra las tercerizaciones y el combate al trabajo irregular, o en negro como comúnmente se dice; la pelea para que los trabajadores de las cooperativas y fundamentalmente de las llamadas truchas tengan el derecho a tener su sindicato como lo merecen los compañeros fileteros de Mar del Plata y tantos otros; la lucha permanente y en conjunto con otras organizaciones en la necesidad de un diálogo social serio para una paritaria social que implique que los derechos al agua corriente, a las cloacas, a la vivienda digna, a un sistema de salud y educación eficientes y a viajar dignamente sean una realidad plena.

Son todos estos derechos insoslayables los que nos tienen y nos van a tener como protagonistas. En todos estos casos se trata de necesidades, motivo por el cual no vamos a ceder en ninguno de estos asuntos. No vamos a negociar con los intereses que quieran defender sus privilegios de explotar a niños y adultos, trabajadoras y trabajadores impunemente, que quieran mantenerse a través del dinero público y prebendas de cualquier tipo, sean estos intereses oficialistas u opositores.

Tengo el privilegio de provenir de una federación de 36000 afiliados como la Fetia, que agrupa a lo mejor de la organizaciones del sector privado que han luchado permanentemente, y lo siguen haciendo, por todas estas cuestiones que he planteado y que son parte de la elaboración realizada en el ultimo plenariode la fetia realizado el 25 de agosto en El Jaguel. Es más, están en esta CTA: aeronáuticos, metalúrgicos, trabajadores del neumático, telefónicos, subterráneos, motoqueros, del comercio, refinerías del maíz, de la industria cinematográfica, fileteros, mineros, del azúcar, papeleros y se nos están sumando otros como los que provienen del sector de la energía. Está claro que en esta CTAque conduce Hugo Yasky están la absoluta mayoría de los gremios de la actividad privada tanto de los servicios, de la industria, del transporte y la energía.

Un claro ejemplo de nuestro planteo es cuando hablamos de democracia en el lugar de trabajo:estamos diciendo democracia para poder elegir a nuestros representantes. Y cuandodecimos libertad es libertad para tener la organización que los trabajadores deseen. También que tenemos total derecho a defender nuestro principal capital que es nuestro cuerpo y nuestra mente, por eso vamos por los Comités Mixtos de Seguridad e Higiene y por una nueva ley de Riesgos del Trabajo. También ratificamos el derecho constitucional de los trabajadores de participar en las ganancias y en la dirección de las empresas. Desde ahí, y porque fuimos y somos protagonistas, es que apoyamos proyectos como el del doctor Recalde para que este derecho se extienda por ley a todos los trabajadores. Lo apoyamos porque es nuestro, como lo es sin ninguna duda la Asignación Universal por Hijo, la recuperación del Sistema Jubilatorio, la recuperación de empresas privatizadas como Aerolíneas Argentinas.

Y también exigimos que se modifiquen los topes en las asignaciones familiaresy la reciban los trabajadores en su totalidad; que se suban los pisos del impuesto a las ganancias cuarta categoría; que la Asignación Universal por Hijo se mejore y amplíe.

Asumimos nuestro compromiso de realizar los aportes desde la FETIA y desde nuestra centralpara que las políticas públicas y sectoriales posibiliten que el crecimiento económico sea con más inclusión social, con desarrollo sustentable, y mayor distribución de la riqueza.

Esta decisión de fortalecer la CTA, de continuarrecuperando el protagonismo de los sectores populares, la recuperación del sueño de la clase trabajadora, de una sociedad sin clases, igualitaria, esencialmente democrática y justa socialmente no se puede cumplir si los trabajadores son furgón de cola de cualquier partido político. Tampoco si son la columna vertebral de cualquier movimiento.

Las trabajadoras y los trabajadores de la CTA ya hemos demostrado que siendo protagonistas activos y consecuentes hemos garantizado y creado las condiciones y las bases que permitieron, luego del 2001 y del que se vayan todos, que se pudiera iniciar una etapa de cambio en nuestro país. Y es evidente que desde la gestión de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner se empezaron a realizar en la práctica muchas de las banderas y objetivos de la CTA. Esto es lo que nos permite, desde una genuina autonomía de nuestra parte, apoyar lo avanzado e ir por más.

Apoyar con nuestras demandas y con nuestras propuestaslo que se decidirá en este plenario a través de la decisión de los presentes y también poder definir por el mismo método la posición de nuestra central ante el proceso electoral de octubre próximo definiendo el apoyo a Cristina Presidente.

Ir por más en la distribución de la riqueza, en la democratización de nuestra sociedad y de nuestros lugares de trabajo, en la construcción de unidad y de poder popular que nos permita seguir protagonizando y fortaleciendo nuestra central y a nuestros aliados sociales y políticos para poder seguir fortaleciendo los cambios que vienen sucediendo en nuestra región, en esta región del sur del mundo.

Para que el norte del sur sea el sur.

Por la Distribución de la Riqueza.

Viva la CTA

Vivan los trabajadores

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *