En el día de ayer se celebró ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia de trabajo Nro. 30, un acuerdo entre las partes, en el que Makro acepta la reinstalación definitiva de Gustavo Fernández y se pone fin al conflicto originado en el despido arbitrario. Fernández había sido despedido en septiembre del 2019.

 

Consultado el Dr. León Darío Piazek, Director del Equipo Jurídico de la FeTIA nos comenta: “Iniciamos de inmediato una medida cautelar para lograr la reincorporación y logramos en diciembre de ese mismo año Sentencia de Primera Instancia y de Cámara en la Justicia Nacional de Trabajo, que condenó a Makro a reincoporarlo provisoriamente, mientras se tramitara la acción principal, cuya objeto fue que se declare la nulidad y reincorporación definitiva del compañero”.

“Celebramos esta solución y abogamos para que se respeten de ahora en más los derechos del trabajador y de sus compañeros que ratificaron con su voto, la confianza en él, eligiéndolo nuevamente como delegado de base”, agregó Piazek.
Fernádez, sec. Adjunto de la FeTIA Zona Sur, ha tenido diversos cargos gremiales en el Sindicato de Empleados de Comercio de Avellaneda Lanús, también fue sec. Gremial de la CTA de los trabajadores de Lanús, fue despedido por la empresa Makro Avellaneda, por su militancia, por sus ideas y su activismo sindical. La acción judicial presentada por los abogados del equipo jurídico de la FeTIA fue acompañada por la previa movilización y acciones gremiales de los compañeros de FeTIA y CTA.

Gustavo Fernández manifestó hoy: «Después de casi 3 años, la justicia me reinstaló de forma definitiva en mi puesto de trabajo… Hoy tengo que agradecer el patrocinio jurídico del Doctor León Piasek y el acompañamiento de la Mesa Nacional de FeTIA con Pedro Wasiejko, Sergio Parla y Rubén Ciuró entre otros dirigentes que siempre me acompañaron, sin olvidar a los compañeros de CTA de los Trabajadores con Liliana Rossi a la cabeza y a Walter Pintos de CTA Autónoma que también estuvieron al lado mío cuando más lo necesitaba.

Voy a seguir trabajando para que mis compañerxs en Makro no pierdan beneficios y que la empresa cumpla el convenio 130/75. Y que esas mismas ganas las voy poner para que los mercantiles de Lanús Avellaneda no sufran los abusos de la parte patronal, con excedencia de jornada laboral, trabajo mal registrado y sueldos por debajo del salario básico. A todos los compañeros y compañeras les digo que la única lucha que se pierde es la que se abandona”.