Alejandro Figueredo, miembro de la CD del SOEP (Reg. FeTIA Misiones) y Rubén Ciuró (Sec. DDHH FeTIA Nacional) fueron parte del grupo de 50 argentinas y argentinos que luego de 4 días de marcha lograron llegar, el sábado 9, a la cabecera Oeste del lago, que está en la frontera con Chile.

De ellos, un grupo de ocho compañeres (entre quienes estaba la representación de la FeTIA), a cargo de Javier Urien y Alejandro “Wikingo” Meyer, navegaron en cuatro kayaks hasta la isla que se encuentra en el centro del lago, desembarcaron, plantaron la bandera Argentina y la bautizaron como la «Isla de los patriotas». «Llegaron después del mediodía, simultáneamente cuando se produjeron los incidentes en el camino Tacuifí», dijo a Telam Julio César Urien, presidente de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (Fipca) impulsora de la marcha.

Luego alcanzaron navegando la otra cabecera donde está la gran Mansión de Lewis, y ahí acamparon una noche soportando el accionar violento de una patota de Joe Lewis que no logró quebrar la voluntad de los compañeros.
La columna que intentó ingresar por el camino público de Tacuifí entre quienes estaban Julio Urien y el padre Paco, fue fuertemente agredida por los hombres de Lewis, con caballos, perros, palos, piedras y pobladores que le responden, hasta que los fiscales y la policía de la provincia intervinieron parando las agresiones y permitieron el traslado de los herido a El Bolsón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La marcha contó con el apoyo de la CTA de los trabajadores y la FeTIA, junto a otros gremios, numerosas organizaciones, comunidades de pueblos originarios, personalidades políticas, luchadores sociales, intelectuales, artistas, centros culturales, partidos políticos, medios de comunicación y movimientos y vecinos de todas las localidades de la región.

La región que Lewis busca apropiarse en la provincia de Río Negro es una zona estratégica en términos geopolíticos ya que la cara oeste es zona fronteriza con Chile. Allí también se registran valiosos recursos naturales. La causa, que se inició en 2005, remonta 15 años de recorridos judiciales y una sentencia por parte del Superior Tribunal de Justicia en 2009 que exige la apertura del camino de Tacuifí (preexistente a la estancia Hidden Lake y que ha servido como camino vecinal durante décadas). La justicia estableció que ese camino que pasa por la mansión de Lewis y llega al lago Escondido, debía abrirse. Hoy ese acceso se encuentra cerrado al público.

No sólo parte de los integrantes no pudieron ingresar por este camino, tampoco la Prefectura Naval pudo ingresar al Lago porque Joe Lewis no lo autorizó aún con la intervención del Mtrio de Seguridad la Nación. Esto hace evidente la debilidad de los poderes políticos y judiciales frente a estos poderes privados y una gran amenaza a nuestra integridad territorial.

Rubén Ciuró afirmó: «Un grupo de argentinas y argentinos hizo lo que el Estado aún no hace: Realizó un ejercicio concreto de Soberanía: ingresó y acampó en la cabecera Oeste (quincho de Lewis), navegó a la cabecera Este y acampó en lo que Lewis pretende sea su jardín”.

Esta firmeza y esta convicción de «Patria» hicieron posible este acto de soberanía. Gran orgullo compañeres! #SinSoberaníaNoHayNación

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *