El militante sindical canadiense visitó Buenos Aires y brindó el taller “Los desafíos educativos del sindicalismo”, el pasado 10 de junio, en el Salón Azul de CTA.

    Organizado por el CEFS, y con la participación de compañeros de FeTIA, SUTEBA y otros espacios nucleados en CTA, la actividad se desarrolló a partir de las preguntas clave ¿Cómo consensuamos las expectativas, los contenidos y los procesos de la educación participativa transformadora? Fue dirigida por el especialista invitado D’Arcy Martin, ex Coordinador del Centro de Estudios de Educación y Trabajo de la Universidad de Toronto, Canadá.

    En su país, Canadá, D’Arcy dirigió programas de capacitación de líderes y militantes sindicales en cuatro organizaciones sindicales durante dos décadas.. Esto le brindó momentos de diálogo con trabajadores en metalurgia, minería, comunicación telefónica, energía, etc.. Ha brindado cursos en todas las provincias del Canadá y en todos los continentes. Desde 1968, con su primer visita como militante estudiantil, a D’Arcy le ha fascinado la cultura, la política y la educación popular de Buenos Aires.

    El canadiense centra su capacitación en lo que considera una carencia en la práctica sindical en general: cómo desarrollar el aspecto creativo en los dirigentes, ya que cree que es un aspecto que es necesario fortalecer para prácticas más constructivas y para que los proyectos sobrevivan a largo plazo y no naufraguen en medio de internas que muchas veces tienen que ver con formas de encarar los conflictos y no con diferencias ideológicas de fondo. Los contenidos tuvieron gran atracción, especialmente entre los militantes jóvenes.

    En la actividad del 10 de junio D’Arcy puso en práctica su modelo de capacitación aplicando técnicas creativas y muy dinámicas, como desarrollar juegos entre los participantes, imaginar luchas de yudo o aplicar a estrategias de comunicación algunas de las técnicas y principios del boxeo. Sin duda, toda una innovación en educación sindical.

    La charla nos invitó a reflexionar sobre algunas cuestiones, algunas de ellas son: ¿cómo hacer para lograr que dirigentes acostumbrados a que los escuchen a ellos se sienten a escuchar a otros?¿con qué herramientas, técnicas  y creativas, podemos renovar el discurso sindical para que tenga más efectos en el receptor? ¿cómo hacer más atractivos y divertidos los mensajes para una comunicación más conciente y efectiva? Esperamos tenerlo nuevamente en Buenos Aires, pero mientras tanto nos ha dejado una gran tarea: buscar, inventar, crear. Hacer cosas diferentes para renovar nuestro discurso. Ese es el plan.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *