Producto de la apertura de importaciones que promueve el gobierno nacional y la crisis económica que atraviesa el país, la fábrica de neumáticos para bicicletas y motos Imperial Cord, en Gualeguaychú, Entre Ríos, anunció a los trabajadores el cierre del sector de producción de la empresa que funciona en el lugar desde hace 16 años. Cincuenta trabajadores quedan en la calle en una zona donde las posibilidades de encontrar empleo son prácticamente nulas. Los despedidos cuestionaron duramente el papel del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA) a nivel nacional que conduce Alejandro Crespo. “Nos dejó a la deriva”, advierten los ex empleados de la empresa.

 “No puede sostenerse porque no vende su producción, o por lo menos eso dice el Presidente de la empresa: que tiene muchas dificultades para vender y que no puede competir con los precios de los productos que entran a partir de la apertura de la importación de este gobierno”, señaló Fabián Vallejos, secretario Ejecutivo del SUTNA a nivel local.

Según consignó el diario Página/12, “uno de los rubros más afectados por la pérdida de poder adquisitivo de los asalariados fue el automotor (incluyendo motovehículos). En el último informe de utilización de la capacidad instalada del Indec, este segmento arrojó la segunda peor marca, con el 44,4 por ciento de uso de su potencial productivo; apenas por encima del sector textil (43,9 por ciento). El sector automotor es uno de los más afectados por la caída de la demanda interna y arrastra a la producción de proveedores. Entre las actividades vinculadas se destaca la producción de caucho y plástico, cuyo uso de su capacidad fue de 51,6 por ciento, 8,3 puntos menos que doce meses antes (59,9 por ciento). El sector fue arrastrado por “menores niveles de producción de neumáticos y de manufacturas de plástico”, según el Indec”.

En octubre del año pasado, la fábrica detuvo su producción por 15 días ante el exceso de stock de mercaderías. Luego abrió un programa de retiros voluntarios y en la segunda semana de enero anunció el cierre.

“Más de 50 por ciento ya firmó el retiro. Las familias quedan en una situación de fragilidad económico financiera. Son personas que son operarios de fábrica, trabajadores que van a intentar algún proyecto propio en el área comercial, pero la realidad económica del país no permite que haya dinamismo en el mercado interno con lo cual cualquier emprendimiento comercial a nivel local es inviable. No hay reinserción laboral. Para los que trabajaban en el sector de la producción de neumáticos y cámaras de bicicletas no hay otra empresa que los pueda absorber a nivel local o regional y en los otros sectores de la industria, si bien el parque industrial es bastante amplio, todas las empresas están en la misma tesitura, tratando de reducir personal y despedir gente. Como siempre, el ajuste pasa por los trabajadores”, aseguró Vallejos. Y agregó: “las políticas implementadas por este gobierno dejó devastado el sector productivo y en lugar de absorber trabajadores los está expulsando”.

“La compañía, emblema en el mundo de las dos ruedas y la de mayor participación en el país, llegó a operar a tres turnos diarios y contar con un plantel de 150 trabajadores. La firma producía en su mejor momento 7.000 cubiertas por tanda, distribuidas en tres turnos, lo que representaba un total de 21 mil cubiertas diarias. Actualmente apenas llegaban a las 2.500 en un solo turno. Comenzó a producir en Gualeguaychú en 2002, tras comprar las instalaciones de Gomitel. La empresa inició en 2016 un programa de reducción de personal, el cual se extendió en los dos años siguientes hasta llevar la nómina a 50 empleados, un tercio de lo que exhibía en 2003-2011. El 24 de septiembre último la empresa detuvo su producción hasta el 8 de octubre, período en el cual los empleados cobraron un 30 por ciento menos de sus salarios”, describió Página/12.

En ese sentido, Vallejos criticó al secretario General del SUTNA: “esto también tiene que ver con la política de Crespo y su séquito de obsecuentes que siempre le festejan todas las cosas. La empresa entró en crisis algunos años atrás, hubo despidos, estuvimos participando, tratando de lograr la reincorporación. Ellos no hicieron nada más que un poco de cotillón, una marcha. Pero si eso no se profundiza y sólo se deja para poner la foto en la revista del PO no tiene ningún efecto positivo para los trabajadores. El acompañamiento del sindicato fue nulo. Nosotros tenemos ahí delegados que pertenecen a la lista violeta. En Gualeguaychú ganamos las elecciones y estamos abandonados por el sindicato central, no nos dan ni cinco de bolilla. De todas formas los delegados de planta y los otros compañeros hicieron lo que pudieron de acuerdo a las circunstancias. Estuvieron en el reclamo de los trabajadores pero con mucha debilidad porque el sindicato no hizo nada”, reclamó.

Por otra parte, Vallejos recordó: “Cuando nosotros empezamos a trabajar en Imperial Cord hicimos nuestra primer afiliación masiva en un local de ATE en la ciudad. Afiliamos a 106 trabajadores y conmueve darse cuenta que por la política económica del gobierno y el abandono sindical hoy tenemos que darnos cuenta que perdimos un centenar de puestos de trabajo”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *