Imperial Cord despidió a siete trabajadores

Trabajadores de la empresa Imperial Cord S.A. que fabrica cubiertas para bicicletas y motos en el parque industrial de Gualeuaychú, despidió ayer a siete operarios aduciendo que se ve obligada a tomar esta medida debido a la notable caída en las ventas. 

La Delegación del SUTNA – Lista Violeta, encabezada por Fabián Vallejos y Alfredo Migueles, realizó de inmediato una asamblea y se presentó en la tarde ante el Ministerio de Trabajo donde quedó pactada una reunión con la empresa, el Ministerio y el Sindicato para el próximo viernes a las 12:30hs donde se evaluará la situación.

Los trabajadores mostraron la carta documento donde la empresa alega que desde enero de este año viene pidiendo una audiencia al gobierno provincial y nacional para trasmitirle esta situación y no ha tenido respuesta alguna por lo que ha paralizado la producción de ese producto, motivo por el cual despide al trabajador “con el objeto de preservar la fuente de trabajo del resto de sus compañeros”.

Por otro lado no hubo una comunicación anterior sobre la situación de la firma, y confirmaron que los siete operarios recibieron la noticia del despido en la misma empresa, a minutos de iniciar las actividades. También advirtieron que hay rumores sobre más despidos, lo que provoca mucho miedo entre los trabajadores y mucho desconcierto ya que no esperaban una medida de este tipo.

Por la tarde los trabajadores se reunieron en asamblea en la sede de la CTA local y decidieron rechazar las medidas, comenzar acciones frente a la fábrica y hacia la comunidad para buscar su solidaridad, así como realizar una movilización hacia el ministerio de Trabajo local el mismo día y hora de la audiencia para exigir el cese de los despidos y las reincorporaciones. “Lo que queremos es recuperar el trabajo y que no haya más despidos”, dijo Fabián Vallejos.

La FeTIA se solidariza con los trabajadores despedidos y acompaña estos reclamos a la vez que exige la reincorporación de los despedidos.

 

APA: ¡Macri, basta de relato y vea de una vez la realidad!

La Asociación de Personal Aeronáutico, APA, nucleada en la CTA de los Trabajadores, repudia enérgicamente las viles descalificaciones formuladas por el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, en respuesta a la exitosa Marcha Federal realizada el viernes último porque atentan contra el movimiento obrero y sus organizaciones y lo invitamos a sacarse el velo que le impide ver la realidad de lo que está ocurriendo en el país para el que tiene que gestionar. 

Sólo de esa forma podrá gobernar para todos los sectores, como declama él, y no para el puñado de privilegiados para quienes lo viene haciendo desde el 10 de diciembre último. 

Invitamos a Macri a salirse de la coraza en que lo tienen su pánico al pueblo y el consejo de sus asesores para que vea que no hay “extremismos” ni intentos de desestabilización sino simplemente la firme decisión de resistir políticas que sólo han traído hambre, miseria, y desazón al pueblo argentino. 

Muy lejos estamos de la alegría y unidad que prometió en su campaña electoral, lo que constituye una más de las tantas mentiras que formulan a diario los “estrategas” de la Comunicación de Cambiemos y que la máxima autoridad del país repite sin sonrojarse.   

Señor Presidente, es mentira que el mundo sabe, como usted dice, que ha emprendido un camino de mejora para el pueblo. De ser así habría llegado la lluvia de dólares que Usted anunció; los miles de puestos de trabajo que usted prometió y que en cambio se han traducido en casi 200 mil nuevos desempleados y que, de persistir en estas políticas que llevan a las pymes al despeñadero, serán miles más. 

Es mentira también la tan metada unión entre los argentinos porque no puede existir tal cohesión si hay casi dos millones de nuevos pobres. Si vemos todos los días nuevamente a compatriotas alimentándose de la basura o durmiendo en la calle porque ya no pueden pagar un techo. 

También otra de sus promesas de campaña, la baja de la inflación, podemos constatar que es otro invento al ver que en estos 9 meses de gobierno los precios de la canasta básica aumentan sin control llegando a más de un 47% por ciento interanual y es por eso que los trabajadores exigimos paritarias acordes a la realidad y no al relato PRO. 

Lo único cierto que usted dice, Señor Presidente es que Usted vino a imponer un cambio cultural a los argentinos y que consiste en el retiro del Estado que incluye para dejar al pueblo librado a las decisiones del mercado que controlan sus socios, los grandes empresarios. Un cambio cultural que implica el disciplinamiento social de los trabajadores y la pasiva aceptación de que tener calefacción, poder comerse un asado o salir de vacaciones sea sólo un derecho para unos pocos. 

Pero sepa usted señor Presidente que otra de las pocas verdades que usted dice, y que a nosotros nos llena de orgullo, es que la CTA es coherente y ha estado, con todos los gobiernos, del lado de los trabajadores. 

Por eso, hoy más que nunca estaremos movilizados y buscando la unidad con otras fuerzas sociales y sindicales para frenar el despojo a 40 millones de argentinos.

Marcha Federal y después

Pasó la Marcha Federal y dejó como saldo muchas cuestiones para analizar, pero sobre todo instaló nuevos escenarios y abre otras perspectivas para reflexionar sobre la realidad política y social del país.

Un nuevo sujeto popular que comienza a constituirse. Este quizás haya sido uno de los logros más importantes. Sobre todo teniendo en cuenta la inconsistencia demostrada por la oposición institucionalizada en los partidos y en algunos sectores sindicales que coquetean con el Gobierno. Unos y otros actúan tratando de obtener ventajas directas o bien salir beneficiados en el mediano plazo frente al fracaso de la estrategia económica y política de Cambiemos.

La Marcha Federal hizo visible coincidencias que surgen desde la base social y popular, superando los encuentros de cúpulas. Convocaron las dos CTA, pero hubo gremios de la CGT, estuvieron las organizaciones sociales y de la economía popular y solidaria, las diversas multipartidarias contra los tarifazos, se sumaron agrupaciones de izquierda y muchos participantes espontáneos. Entre otros logros esto permitió alcanzar la masividad que, sin ser el único y más importante de los datos, es una cuestión relevante, que incluso obligó a los medios de comunicación oficialistas a no desconocer el acontecimiento si bien intentaron minimizar su trascendencia. La masividad, vale decirlo, sorprendió incluso a varios de los dirigentes convocantes que en los días previos no ocultaban su preocupación acerca de que un número reducido de participantes provocara un “tiro por la culata” para ellos y sus organizaciones. No sucedió.

Y la convocatoria se amplió por derecha y por izquierda. Por arriba y por abajo. También desbordó las fronteras organizativas de quienes la convocaron.

La Marcha puede leerse como un emergente del malestar social. Esa “sensación” que ciertos dirigentes políticos intentan desconocer -incluso algunos de los que formalmente se definen como opositores- pero que está presente en la cotidianeidad de los asalariados. “La Marcha Federal vino a cumplir un vacío de representación del conflicto social” sintetizó Hugo Yasky ante Página/12 para rematar que los participantes “sentían que había que unificar y expresar una demanda de cambio profundo en las políticas que vienen constituyéndose en una permanente agresión a los sectores populares”.

Fue una advertencia fuerte para el Gobierno, aunque el macrismo insista en mostrarse inflexible. Prueba de ello es que antes de iniciar su regreso desde China el presidente Mauricio Macri se apresuró a cerrar las puertas a cualquier reapertura de negociaciones paritarias. No obstante en Cambiemos tomaron nota del cambio de escenario.