📌Estamos en presencia de una reciente profundización del deterioro del escenario laboral. La caída mensual del empleo registrado en el sector privado, que entre abril y agosto de 2019 no había superado el -0,2%, pasó al -0,4% en septiembre (último dato disponible).

📌El porcentaje de desvinculaciones por despidos incausados fue, en octubre de 2019 (último dato disponible), el mayor desde, al menos, principios de 2005, cuando comenzó a relevarse el indicador.

📌En este marco se justifica plenamente la activación transitoria de la doble indemnización para los trabajadores contratados antes de la vigencia de la norma en cuestión. Por otra parte, se toma el recaudo de no aplicarla a las nuevas contrataciones con el fin de no afectar la generación de empleo.

📌Cuando se dinamice la actividad económica, esta medida habrá cumplido su razón de ser y se tornará abstracta. Hoy existe una urgencia y una necesidad. Y el Estado debe actuar en consecuencia.

FUENTE: Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo. ( CETyD) – Director Carlos Tomada.

📘 Leer el INFORME CETyD

Doble indemnización. Una medida para la emergencia laboral
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *