Se realizó el lunes 16/12 en la sede de APA, el taller sobre Industria 4.0 convocado por la sec. de la Juventud de la FeTIA, encabezada por David Pereyra con el apoyo de la sec. Gremial a cargo de Leandro Mena y de la sec. de Capacitación con Eduardo Menajovsky al frente.

 

El objetivo era compartir con les jóvenes trabajadores la información y el conocimiento sobre temas que tanto Pereyra como Mena vienen profundizando en cursos organizados por IndustriALL y CSA respectivamente. Transmitir y poner en debate problemáticas como Industria 4.0, el Trabajo basado en Plataformas, el “Futuro del Trabajo”, etc. Dada la riqueza del encuentro optamos por no hacer una nota de prensa, sino una que refleje aunque sea sintéticamente los conceptos vertidos.

El taller contó con el aporte de Cecilia Anisgtein (UNGS) investigadora y consultora de la CSA sobre estos estos temas y de Javier Delfino, uno de los abogados laboralistas que asesoraron a les trabajadores de Plataformas en la conformación del sindicato Asociación de Personal de Plataformas (APP) en nuestro país.

Delfino centró su intervención en el proceso que fueron transitando los trabajadores, las experiencias que los llevan a organizarse hasta llegar a la conformación del sindicato. Éste nace en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires, y agrupa a trabajadores de Glovo, pero en mayor medida de Rappi, con más del 80% de origen migrante (una presencia importante de venezolanos). Éste no es un dato menor, ya que esto permite la mayor precarización y arbitrariedad aprovechando la situación vulnerable del trabajador. Los avatares fuero muchos hasta que se constituyó la Asociación. En su comunicado fundacional advierte que construir los “sindicatos del futuro” no significa ceder en la protección de los derechos laborales. Las empresas bloquearon a los trabajadores de la Comisión Directiva provisoria, bloqueo que equivale a despido. Posteriormente un fallo de la justicia laboral obliga a la empresa Rappi a reincorporar a los trabajadores pero la puja continúa ya que la empresa apeló la medida. Hasta hoy las empresas se niegan a reconocer la relación de dependencia, por lo que el trámite de inscripción sindical también está parado en el hoy recuperado Ministerio de Trabajo.

La creación de la APP es un gran aporte al esfuerzo a escala internacional para dar respuesta a los mecanismos de deslaboralización de la mal llamada economía colaborativa. Lejos de la promesa “sé tu propio jefe”, la uberización causa una efectiva  subordinación laboral a la que se suma  la incertidumbre que generan los algoritmos de asignación de pedidos, el salario asociado a una productividad que ya no depende del trabajador sino de un software, y un contrato de hora cero con jornadas ilimitadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por su parte Cecilia Agnestein abordó su intervención preguntando y preguntándose de qué hablamos cuando hablamos del Futuro del Trabajo, de la 4t. Revolución Industrial o Industria 4.0, de la “uberización” del trabajo, de las relaciones sociales, etc. toda una nueva terminología y conceptos que débilmente se atienden en nuestro país, pero que nos preocupan porque aluden a fenómenos y transformaciones muy rápidas, producto del impacto de la digitalización en los medios de producción, en la organización del trabajo y en la economía, que los países desarrollados y las corporaciones vienen imponiendo. “¿Qué respuesta tenemos para esto?, ¿cuál será nuestra estrategia como trabajadores organizados frente a estos fenómenos que afectan nuestras relaciones laborales, nuestros empleos…

Lo primero que vemos es que no hay una sola visión sobre estos temas, diversidad de diagnósticos y proyecciones y por lo tanto mucha confusión. Segundo hay actores muy interesados en instalar su perspectiva sobre los mismos, el Banco Mundial, el BID el FMI, las transnacionales y organizaciones vinculadas, multilaterales como la OIT y por último un foco de interés bastante fuerte en las organizaciones sindicales internacionales.

Algunos organismos internacionales y las corporaciones, para justificar y legitimar sus diagnósticos tienen respuestas políticas, que ya conocemos: ajuste, reforma laboral, previsional, restricciones, etc. etc. lo nuevo es que tienen un otro discurso que por momentos hasta suena más atractivo. Nos venden “la modernidad”, “el futuro”, “el acceso al primer mundo”, esta nueva ola del capital viene con su nuevo canto de sirena. Adaptan su lenguaje presentando los cambios que el avance de la Industria 4.0 conlleva en el mundo del trabajo, como neutros, desideologizados e inevitables. Los sindicatos globales, y la CEPAL pueden tener una mirada algo distinta que hace un contrapunto con estos mensajes, considerando el impacto de las transformaciones y nuevas tecnologías en les trabajadores.

“Esta visión no solo es individualista, habla de “personas” (no trabajadores), empresas, gobiernos, pero en el discurso no aparecen las organizaciones colectivas. Como son los individuos, las personas y las empresas las que se tienen que adaptar, el paradigma es una capacitación permanente para tener las habilidades y competencias (palabritas de moda) necesarias para afrontar los cambios. Esta visión construye un mundo en el cual no están ocurriendo grandes conflictos sociales, movimientos emergentes transversales como el feminismo; nos pintan un mundo totalmente pacificado, sin conflictos de poder, sin una derecha autoritaria y presente, sin una nueva izquierda y nuevos movimientos populares emergentes y ahí ésta nueva visión de la globalización neoliberal, tendrá obstáculos para imponerse porque no da cuenta del mundo real que queda totalmente fuera de este universo utópico”.

Lo importante es que hay una ideología en construcción del poder global que tenemos que tratar de desentrañar, un discurso de poder, que a través de sus documentos, sus escenarios, sus medios de comunicación, sus empresas, están entrando en nuestros países y es nuestra responsabilidad conocer estas cuestiones a fondo y buscar colectivamente respuestas que preserven nuestros derechos y garanticen nuestra participación en la implementación de estas tecnologías.

OTRAS VOCES

Las presentaciones dieron pie a un intercambio de ideas y debate muy interesante que fue desde el rol de Estado, de la necesidad de cambios en el sistema productivo, hasta la situación de crisis del sistema capitalista, las contradicciones y conflictos entre las grandes potencias, la situación del país y de la región en ese marco, así como la responsabilidad que le cabe para buscar respuestas al sindicalismo.

Destacar la intervención de Leandro Mena, quien profundizó sobre los programas de capacitación en los que están participando con David Pereyra y otres compañeres de la FeTIA y el compromiso de compartir estos saberes con sus compañeres. La necesidad de revitalizar la capacitación como responsabilidad de los sindicatos es fundamental, dijo Mena. También planteó que el diálogo social que plantea la OIT hay que hacerlo efectivo para lo cual el tema central es volver al tripartismo, ya que es una herramienta que debe revitalizar el contrato social que asegura a los trabajadores una participación justa en el progreso económico, el respeto de sus derechos y la protección de los riesgos a los que se exponen a cambio de su constante contribución a la economía.

Muy oportuna e interesante fue la intervención de Belén Cañete (UOM), operaria de una fábrica de autopartes proveedora de Toyota. Belén contó que trabaja al lado de un robot, se “complementan” dijo, “con la particularidad que cada día el robot aprende un movimiento nuevo que ya dejo de hacer yo, así que poco a poco el robot va ocupando el lugar del trabajador y un nuevo puesto de trabajo queda a su cargo. Como esto afecta obviamente nuestro futuro por ahora vamos rotando los puestos y no se ha despedido a nadie”. Belén enfatizó también la necesidad de la capacitación y formación y valoró estos espacios de compartir y plantearse interrogantes sobre el futuro del trabajo, que es ya, y la responsabilidad que le cabe a las organizaciones sindicales que tienen que intervenir en estos procesos.

Por último mencionar sintéticamente el planteo de Menajovsky quien señala “La 4ta.Revolución Industrial es la fase de la digitalización del sector manufacturero y está impulsada por el aumento de los volúmenes de datos (Big Data), la potencia en los sistemas computacionales y la conectividad. Lo nuevo en la redefinición digital es la conexión de máquinas, dispositivos y sistemas que configuran redes inteligentes que se pueden controlar mutuamente de forma autónoma, mediante el software. Esto cambia de manera radical el proceso de producción que genera nuevas demandas de capacidades, nuevos modelos de negocios, cadenas de valor y formas de organización industrial”.

Tomando lo planteado por Cecilia sobre las diferentes visiones dijo que “cada uno de los grandes actores tiene su propio relato para justificar su intervención y la modalidad de su intervención, de modo que debemos despejar la paja del trigo y para eso no debemos guiarnos por las visiones de ellos. Sí conocerlas y hacer un estudio más pragmático sobre los cambios que se van produciendo haciendo algo que el movimiento sindical no hace mucho que es unir la organización sindical, los trabajadores, su experiencia, su conocimiento, con la academia, lo científico, que son quienes aportan los elementos que permiten ver hacia dónde van las cosas. En una palabra, debemos construir el relato nuestro, de ahí la importancia de estos encuentros y propuso que el próximo taller sea sobre la “digitalización”.

De este modo los tres secretarios de la FeTIA se comprometieron a dar continuidad a estos talleres y darles mayor periodicidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *